Pongamos que hablo de Verín.

Mi vida son recuerdos de lugares, viajes en coche, impresiones en la memoria que florecen en cualquier instante. Desde pequeño he sido un curioso impertinente, me pasaba los viajes observando, desde las ventanillas de un Renault 18, como el mundo pasaba ante mis ojos a más de 80 km por hora. Cuando algo despertaba mi atención comenzaba a preguntarle a mis padres cosas sobre ello, esperando que no supiesen responder a mis cuestiones y  encontrar la escusa perfecta para pedirles que hiciesen un alto en el camino.

Si Loquillo siempre quiso ir a L.A., yo desde pequeño tenía ganas de conocer Verín. ¿Por qué? ¿Por qué Verín? Pues es bien sencillo, de niño estaba obsesionado con los castillos. En casa de la Madrina Mari Carmen había un montón de libros de mi bisabuelo Fausto de las Cuevas, que era profesor y escritor, entre toda esa colección (que obra hoy en mi poder) había un libro de la editorial Salvat “Castillos de España” que me hacía más amenas las visitas de los domingos. Así fue como en la página 62 descubrí el Castillo de Monterrey, su belleza y su historia despertaron mi interés, pero Verín estaba lejos de Vigo y conocerlo en aquella época donde no había autovía era tarea harto imposible.

libronn
Libro de Castillos

 

Afortunadamente con el tiempo en una de esas paradas de rigor camino a Castilla pude conocer Verín y su Castillo, desde entonces, visito con mucha asiduidad la zona y cada vez descubro algo nuevo de esta tierra.

El Castillo de Monterrei tiene su origen (s. XII), como la mayoría de los Castillos, en un castro; en este caso el de “Baronceli”. Fueron éstos los que bajaron de la montaña para crear una villa romana que daría lugar al actual Verín. Hablar del Castillo de Verín es hablar de explendor en el medioevo, de cultura, de educación, de concentración de poder político y militar. Sus linajes (Ulloa, Zúñiga, Biedma, Fonseca, Acevedo y Alba) hablan del poder y la importancia que tuvo esta fortaleza-palacio en la historia de España, de su papel en las Guerras con Portugal (por su próxima situación a la frontera), en la Guerra de Sucesión; incluso, como en el caso de Pontesampaio, también tuvo una notable importancia en la Guerra de la Independencia siendo primero el Cuartel General de Galicia y después lugar de ajusticiamiento de los invasores mediante la técnica del garrote vil.

castillo2.jpg
Vista desde la Torre Homenaje

Esta hermosa acrópolis ha sido testigo de acontecimientos políticos importantes, pero también ha sido lugar de fomento de la cultura y el estudio, principalmente impulsada por los franciscanos y jesuitas que estuvieron instalados allí (enseñaban artes, gramática y teología).  Quería destacar también su papel en el Camino de Santiago, en la Via de la Plata, ya que dentro de la fortaleza se encuentra un Hospital de Peregrinos construído en el 1391. Otro dato que habla de notabilidad en la época es el hecho de que tras sus muros se imprimió el primer incunable en Galicia “Missale Auriense”.

Tras sucesivas modificaciones y conversiones, según las necesidades de utilidad, a lo largo de la historia, después de una etapa de abandono, la expectacular fortaleza se encuentra prácticamente rehabilitada. A sus pies el Parador de Verín, en su edificio principal una continuación del Parador Nacional de Turismo denominado “Castillo de Monterrrey”.

Merece la pena visitar este espacio, por su magestuosidad, por su belleza, por la historia (hecen unas visitas guidas muy muy interesantes) y por las vistas de 360º, desde la Torre Homenaje (23 metros de altura), tanto del entorno como del propio Castillo.

castillo 3
Vista baluarte

Mientras Monterrey gozaba de poder y explendor, Verín era una población que vivía de la agricultura. Tras la caida de la sociedad estamental las cosas cambiaron y la gente se concentró en la Villa.

Actualmente Verín supera los 13.000 habitantes y es la Capital administrativa de la Comarca, junto a la ciudad portuguesa de Chaves forma la Eurociudad Chaves-Verín.

Al estar enclavado en uno de los mayores valles del Sur de Europa, poseer una cuenca hidrográfica liderada por el Támega y sus muchos afluentes, se convierte en un espacio propicio para todo tipo de cultivos entre los que me gustaría destacar a los Vinos de Monterrei, con bodegas de alta calidad agrupadas en la D.O. Monterrei. Muy recomendable hacer la ruta del vino o visitar cualquiera de las 23 bodegas agrupadas en el Consejo Regulador. Este fin de semana es el mejor momento para hacer esta ruta con el tunel del vino como reclamo.

Pero Verín no solo es tradición, historia, vino o gastronomía; la vanguardia, la localización en el mapa mundial ha llegado de la mano de la moda, la figura de Roberto Verino y su firma homónima pasean por el mundo el nombre de esta Villa.

rest 3
Solomillo de Verín regado con agua de Sousas

En cuanto a restaurantes dos recomendaciones económicas y de calidad: Casa Zapatillas (mi preferido, más de una vez me encontré comiendo allí a Mario Conde) y Lugano (buen menú del día). Si queréis arriesgar un poco más con cocina más creativa y un precio más alto me encanta el Regueiro da Cova, un placer en todos los sentidos. Una última recomendación gastronómica para abrir apetetito, si hay feria (días 3, 11 y 23 de cada mes), darse un paseo por el mercado y por su casco histórico es obligado antes de visitar las tabernas para degustar los buenos caldos de la zona, siendo la meta de nuestro periplo La Casa do Pulpo para hacerle un homenaje al rey de los cefalópodos.

Pero… hablar de Verín y no hablar de su Entroido (Carnaval) es un pecado que no puedo cometer, merece la pena asistir a la celabración e implicarse en sus festejos. Las localidades límitrofes de Xinzo y Laza, junto con Verín, conforman un triángulo carnavalesco sin precedente en ningún otro lugar. No en vano ellos dicen que es el “mejor carnaval del mundo”. La intensidad con la que viven estas fiestas es espectacular, al ser una fiesta popular es el reflejo de lo que la sociedad verinesa quiere en ese momento. El carnaval se celebra y se vive en la calle, los Cigarrones son los protagonistas absolutos de los desfiles y el Domingo de Piñata es uno de los mayores hermanamientos etílicos que conozco.

También es famosa la Villa por sus aguas minero medicinales, por tres empresas que comercializan agua mineral, tres manantiales de tradición y prestigio, reconocidos mundialmente: Fontenova, Sousas y Cabreiroá.  La culpable de esta riqueza termal es la falla de la Corga que provoca que afloren las aguas con propiedades curativas que convirtieron Verín en un importante centro termal, aunque hoy con los balnearios cerrados son las aguas embotelladas las que siguen manteniendo el recuerdo de lo que fue.

balneario12
Edificio Manantial Cabreiroá

En Monterrei, concretamente en Vilaza, existió un balneario que llegó a tener mucha fama, Requeixo, que también embotellaba aguas y que hoy se encuentra abandonado. Otro lugar que gozó de gran prestigio y que hoy son solo piedras es el Balneario de Caldeliñas.

Junto a Verín, en la aldea de Cabreiroá, se levantan: el Balneario, el manantial y la planta embotelladora de agua; todo ello propiedad del Grupo Estrella Galicia desde el 2006. Su agua es rica en sílice y de mineralización débil, facilita el proceso digestivo, ayuda a eliminar toxinas, equilibra el sistema nervioso central, beneficia la actividad cerebral y se encarga de almacenar nitrógeno.

balnearii4.jpg
Balneario Cabreiroá

Mandado construir en 1907, una vez declarada agua minero-medicinal por D. Santiago Ramón y Cajal, por el empresario emigrante benefactor de Verín y Vigo, José Manuel García Barbón, a raíz del éxito de sus aguas que empezaron a embotellarse en el 1906. Las instalaciones paralizaron su actividad en el 1936 con motivo de la Guerra Civil pasando a convertirse en cuartel y hospital militar; años después volvió a abrir pero ya nunca sería lo que fué y terminó cerrando definitivamente en 1961.

balneario2
Lateral Balneario Cabreiroá

Actualmente las instalaciones están abiertas al público para su visita, excepto la planta embotelladora, podemos visitar el pequeño edificio que alberga el manantial, allí hay un grifo para poder degustar su agua, merece la pena pasear por los frondosos bosques que rodean el antiguo edificio del balneario que se encuentra en buen estado de conservación exterior y que deja clara la importancia que la villa termal tuvo en el pasado.

Ojalá algún día Hijos de Rivera  lo vuelva a abrir para uso hotelero y la comarca recupere un elemento dinamizador y de atracción que seguramente le vendrá bien a su maltrecha economía.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

×
A %d blogueros les gusta esto: