Mundiales, gallegos y otras verdades.

Hablando de la declaración de las Cíes como Patrimonio de la Humanidad… Hace 4 años Patxi Salinas (Ex-Futbolista, Capitán del R.C. y vigués de Adopción) decidió organizar un partido en el campo de O Vao (Coruxo-Vigo) para promocionar la candidatura de las Illas Cíes a dicho reconocimiento. Esta iniciativa estuvo apoyada por jugadores del pasado reciente del R. C. Celta (Vicente, Maté, Ratkovic, Revivo, Gustavo López, Juan Sánchez, Vicente Engonga, Ito..), también acudieron leyendas como Manolo (Homenajeado antes del encuentro) y Mazinho que por estar con muletas no pudo disfrutar de minutos, algo que si hizo su hijo Rafinha (recién salido de una lesión). Pero nuestro amigo Patxi, en una tarde de reivindicación y nostalgia, consiguió que otros dos futbolistas, canteranos del Celta, apoyasen con su presencia la candidatura: Roberto Lago (el de O Calvario había cambiado el celeste por el azul del Getafe) e Iago Aspas (que había emprendido un año antes su diáspora futbolística).

partido por las cies
Lago, Rafinha e Iago en el Partido por las Cíes

Es este último, el “chilirrabonas” como le llama mi amigo Jacobo Buceta, para mi el jugador más importante y determinante en la historia reciente del Celta de Vigo (nos libró con dos goles del descenso 2ª B, ascendió al equipo a 1ª, lo consiguió manterner, nos devolvió a Europa, nos llevó hasta las semifinales de la Europa Leage y en 2 ocasiones de la Copa del Rey) . Me confieso celtista de nacimiento y sentimiento, después de defender ese escudo ya nadie me pudo quitar de las venas el veneno.

Los que hemos visto crecer a Iago en los terrenos de juego sabemos de su temperamento y carácter (quizá fue eso lo que le faltó a su hermano Jonathan para terminar de triunfar), pero también sabemos de sus genialidades, de su forma de entender el fútbol y de analizar a rivales y compañeros. Iago es un luchador, un estudioso del fútbol dotado de talento y  calidad técnica, un jugador que con el tiempo ha adquirido instinto goleador (3 veces máximo goleador nacional – 1 en segunda, 2 en primera- y 1 vez máximo goleador de la Copa del Rey) algo por lo que no destacó en su etapa formativa. Pero Iago ha crecido en todos los aspectos, y el premio lo ha obtenido siendo convocado para disputar el Mundial de Rusia, cumpliendo el sueño de aquel niño que coleccionaba cromos y se sabía los nombres de los jugadores de las selecciones que disputaron USA 94.

Pero en este largo viaje a las tierras del Zar Mostovoi le acompaña en su viaje otro gallego, Lucas Vázquez. Jugador polivalente, técnico, veloz y cumplidor que el Real Madrid tiene en sus filas. Es de gran mérito brillar entre tantas estrellas. El de Curtis se ha ganado la confianza de Zidane, después de una cesión en el Espanyol muchos pensaban que volvería a salir cedido, pero con su trabajo y esfuerzo consiguió asentarse en la primera plantilla del club de Concha Espina. A sus 26 años ya cuenta en su palmarés con: 1 Liga, 1 Supercopa de España, 2 Supercopas de Europa, 3 Champions y 2 Mundialitos de Club; casi nada… Su carisma tampoco pasa desapercibido ni para la prensa ni para el vestuario madridista donde se ha ganado el apoyo y respeto de todos, especialmente el de su compañero y amigo Sergio Ramos.

aspas y lucas
Iago y Lucas

Con estos dos mundialistas, 13 son los jugadores gallegos que han vestido la elástica de la selección Española en un mundial. El primero fue el coruñés Chacho en Italia 1934 (autor de seis goles en un 13 a 0 en un partido contra Bulgaria), su paisano Acuña acudió a Brasil 1950, Reija y Suárez (Balón de Oro) acudieron a Chile 62 repitiendo juanto a Amancio (el pichichi blanco), Marcelino (el del mítico gol) y Ufarte en Inglaterra 1966, Miguel Ángel (el portero que jugó un amistoso con Celta y se fue al Madrid) estuvo en Argentina 78 y España 82, Tomás Reñones (el procesado) en México 86, Jorge Otero en Usa 94 y Salgado (mi coetáneo en A Madroa) en Alemania 2006. Me parecen pocos para todo el talento que hay en esta tierra, tal vez la culpa fue del Celta y del Deportivo ya que como decía Hermidita (mítico delantero del Celta que se sentaba a mi lado en Balaídos y que vivía los partidos con nervios sin dejar de mover la pierna) tenían descuidada la cantera. Afortunadamente la crisis económica y un la entrada en la presidencia del Celta de Carlos Mouriño cambió la dinámica y a día de hoy en Galicia podemos presumir de cantera.

Cantera Celeste

Desde una batea en Moaña podríamos trazar una línea recta hasta los restos del campamento militar romano de a Cidadela en Curtis y conectar con otra línea hasta Crecente, localidad de origen del padre del lateral de la selección Suiza, Ricardo Rodríguez, que a pesar de haber nacido en Zurich sigue  volviendo a su tierra en vacaciones y se confiesa seguidor del conjunto celeste.

Ricardo Rodríguez ha cogido el testigo en la selección Suiza de otro ilustre descendiente de gallegos: Ricardo Cabanas también participó en un mundial, Alemania 2006, llegó a ser 47 veces internacional y anotó cuatro goles para su selección. Pero el caso de los dos Ricardos no es atípico en la historia del fútbol gallego.

ricardo rodriguez
Ricardo Rodríguez

 

Caso contrario a estos dos futbolistas es el de Rodrigo y Thiago, gallegos de adopción, a pesar de no haber nacido en Galicia se han criado en Vigo, uno en la cantera del Celta y el otro en la cantera del Ureca. Estos dos mundialistas por la roja están intimamente relacionados con Mazinho ya que Thiago es su hijo y Rodrigo el hijo de su mejor amigo.

Inmersos en las recientes polémicas por los movimientos migratorios que se están produciendo desde los paises en vías de desarrollo, más concretamente desde África, es un buen momento para recordar a esos emigrantes gallegos que durante más de un siglo abandonaron Galicia. En los albores del s XIX los gallegos emigraron a américa a hacer fortuna; la situación económica, social y política empujó a que muchos paisanos cogiesen sus maletas y se embarcasen, desde el Puerto de Vigo la mayoría, rumbo a: Argentina, Venezuela, Cuba, Uruguay, México o Florida en busca de una vida mejor. Algunos vendieron todo y se llevaron a sus familias con ellos; otros dejaron a sus mujeres e hijos y nunca volvieron, fueron estas “viudas de los vivos” las que con su trabajo en las fábicas y en el campo alimentaron a una generación a la que le faltaba de todo. Después de la llegada al poder de Franco (1939) la cosa no mejoró y la emigración a Alemania, Holanda, Suiza, Francia y Bélgica fue la vía de salida para muchos gallegos que se morían de hambre o sufrían persecución por ideas políticas, américa latina siguió con su incesante goteo de gallegos.

Entre las muchas historias de los hijos de la emigración gallega hay una especialmente curiosa y que relaciona las dos tierras que abanderan el azul celeste. Galicia y Uruguay, dos paises, dos continentes y una selección de fútbol.

Selección urugyays
Selección Uruguay ganadora 1930

Todo empezó en los Juegos Olímpicos de París de 1924 cuando José Pedro Cea se enfunda la zamarra de la selección de fútbol de Uruguay y consigue la medalla de oro. Ese exitoso combinado nacional repetiría victopria en las Olimpiadas de 1928 en Amsterdam, pero esta vez acompañado por: Lorenzo Fernández, Gestido Pose y Héctor Castro. Pero no iba a quedar ahí la cosa, en 1930 Jules Rimet crea la Copa del Mundo de Fútbol y es la mágica selección uruguaya la que tras derrotar a Argentina se proclama vencedora de la  primera competición organizada por la FIFA.  Lo interesante de todo esto es que estos cuatro futbolistas tenían ADN gallego. Se dice de Pedro Cea y de Lorenzo Fernández que nacieron en Redondela pero que de pequeños emigraron a Uruguay con sus padres, hay versiones que desdicen el lugar de nacimiento basándose en los registros civiles de Redondela y Uruguay; yo no voy a entrar en polémicas estériles porque por lo que he podido saber en esa época (1900) no había costumbre de registrar a los recién nacidos y más aún cuando se emigraba con ellos clandestinamente. Naciesen donde naciesen estos dos geniales futbolistas su origen es gallego, Pedro fue un mito del fútbol uruguayo, fueron campeones del mundo junto con Gestido Pose y Héctor Castro, hijos de gallegos emigrados. Por tanto, Galicia ganó antes que España el Mundial.

Espero haber dejado claro la importancia de Galicia en la conquista del primer Mundial de Fútbol. Ahora pretendo desmontar otro de los mitos que se ha creado entorno al origen del fútbol en la Península Íberica. Vale que no inventamos el fútbol, esto está claro que lo hicieron los ingleses, pero también está claro que el fútbol no entró en España por las minas de Río Tinto en Huelva.

Exiles_Club_Vigo_1903
Exiles FC hacia 1907

Yo estoy con José Ramón Cabanelas, antes de que los Ingleses llegasen a Río Tinto habían recalado en la ciudad de Vigo emigrantes de Cornualles (núcleo de las comunicaciones para ingleses y alemanes en la II Guerra Mundial) para poner en marcha la delegación de la Eanster Telegraph Company (Cable Inglés para los vigueses) dueña de las comunicaciones por morse en todo el mundo. Hasta hace poco se pensaba que había sido en 1876 cuando se había fundado el Exiles FC pero fue en 1973 cuando se dieron las primeras patadas a un balón en España, año en el que también llegaron a Huelva los directivos de británicos de Río Tinto; pero recientes investigaciones delatan que tres años antes de lo que se pensaba el EXILES FC comenzaba a organizar partidos en los rellenos del Puerto de Vigo, contra marineros ingleses que arribaban o contra los nuevos equipos locales que surgían atraídos por el juego de la pelota. Este equipo conquistaría en 1907 la Copa de Pontevedra; no sabemos cuando desapareció pero si sabemos que fue el antecesor de Vigo FC (1903), Real Vigo Sporting (1905) y Real Fortuna (1905) que en 1923 darían origen al Real Club Celta de Vigo; aquí si le cambiaron el nombre y le cambiaron la fecha de fundación, por el contrario el Real Club Deportivo de la Coruña adoptó como fecha de fundación la de su predecesor Club Deportivo de la Sala Clavet (1906). Desde Coruña se proclaman decanos del Fútbol Gallego pero desde Vigo es el C.D. Coya el que reclama el decanato al haberse fundado en 1911, año en el que el Deportivo Sala Calvet cambia su nombre por el de Deportivo de la Coruña.

Pero en Galicia ya sabemos que pasan cosas raras, si los marcos de las fincas se mueven por las noches… Otro caso divertido es el de la  Federación Gallega de Fútbol que se crea en Vigo en 1909 y se acuerda en dicha constitución la rotación por las diferentes ciudades gallegas; pero un día se fue para a Coruña y entonces dejó de rotar.

 

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s