El bastardo que “descubrió América”

Galicia está llena de lugares mágicos, especiales, misteriosos, que esconden historias y leyendas increíbles. Si tuviera que poner por orden mis preferencias no tendría duda. Hay dos puntos cercanos, al final de la Ría de Vigo, vinculados por la historia, que han conseguido enamorarme de una manera inexplicable. Cada vez que los visito un cúmulo de sensaciones y emociones invaden mi cuerpo, excitan mi imaginación y me transportan a un pasado del que tanto he leído a lo largo de mi vida.

El Monte de A Peneda (O Viso-Redondela) y el Castillo de Soutomaior son esos dos espacios sagrados para mi, son focos de magnetismo y atracción que desde mi infancia han formado parte de maravillosos y especiales momentos de mi vida. Tal vez, el Monte de A Peneda sea el mayor desconocido de estos dos lugares, pero no por no ser tan conocido debemos de obviar su historia y su importancia en este relato que quiero compartir con vosotros.

CPeneda
Capilla de A Peneda. Turismo Rías Baixas.

A Peneda es una elevación a 327 metros sobre el nivel del mar que está situada entre los Concellos de Redondela y Soutomaior, nexo de unión entre ambos; desde su cima se puede disfrutar de una panorámica de 360º con impresionantes vistas sobre la Ría de Vigo, Redondela, Arcade, la desembocadura del río Verdugo y como no, del Castillo de Soutomaior. De sus primeros habitantes quedan los restos de un castro, tenemos referencias de que allí existía un castillo que fue arrasado en las revueltas Irmandiña, posteriormente sería reconstruido por Alonso de Fonseca  en 1477. El Castillo de Castrizán fue levantado  con el objetivo de mantener a raya y poder asediar a su enemigo Pedro Álvarez de Soutomaior, señor del castillo vecino del mismo nombre que su apellido. Esta fortificación de torre de tres alturas duró poco tiempo en pie ya que Pedro la arrasó, fue tal la virulencia que hoy solo queda su recuerdo en la muralla perimetral que circunda la cumbre, convirtiendo su parte más alta en un magnífico mirador que rodea la capilla construida en honor a la Virgen de las Nieves (s. XVII). En este paraje se encuentra una cueva de la que existen diferentes teorías, desde el aparcamiento se puede acceder a la entrada de la misma; también hay un espacio para celebrar las diferentes romerías y conciertos que tienen lugar allí (5 de Agosto Romería da Virxe da Peneda o A Festa dos Fachos que se celebra en Junio). Para mi A Peneda ha sido lugar de ejercicio, de recogimiento, de inspiración de paseo… Disfrutar de la quietud inverosímil en su cima es algo que no tiene precio.

Castillo Sootmayor
Castillo de Soutomaior

Como indiqué anteriormente desde lo alto del cerro se divisa magestuoso el Castillo de Soutomaior, el mejor conservado de Galicia y uno de los que más historias guarda tras sus muros. Las primeras noticias de la existencia de una fortificación en dicho lugar datan del s. XII, su evolución constructiva a lo largo de los siglos queda patente en la variedad de estilos de construcción, aunque la imagen actual es fruto de las últimas reformas realizadas en el s. XVIII y XIX que dotan a la tosca fortaleza de un aire más palaciego. Sus 25 hectáreas de jardines constituyen otro elemento clave a la hora de disfrutar de sus instalaciones. Pero ahora mismo no es la construcción el objeto de mi disertación (otro día con más calma profundizaré en este asunto) sino que mi interés en este caso viene dado por la figura de Pedro Álvarez de Sotomayor, que fue señor de este castillo y uno de los personajes más importantes e influyentes de la historia medieval.

Los que me conocen saben que soy un loco del estudio de todo lo que tiene que ver con la Edad Media (castillos, fortalezas, guerras, política y sociedad); por ello y por otras cuestiones que no vienen al caso en este capítulo, desde muy temprano me sentí atraído por la figura de Pedro “Madruga”, comencé a estudiarlo y cada vez que me intentaba adentrar en el personaje descubría algo nuevo, tenía un halo de misterio que conseguía que cada vez necesitase saber algo más de él. No sé cuántos libros o escritos habré revisado a cerca de él, cuántas visitas realicé al Castillo…

Pedro Álvarez de Soutomayor era el hijo bastardo de Fernán Eanes (Yáñez) de Sotomayor y una mujer desconocida para la gran mayoría de las personas excepto para el Escudero de éste y su sobrino Don Diego de Deza. A su muerte en Valladolid en 1440 lo nombra en su testamento y lo provee de cuantos cuidados fuesen necesarios para su educación y vida; quedando bajo la tutela de Fray Esteban de Soutelo que sería su formador y cuidador. Formado en el Monasterio de Santo Domingo de Tui adquiere los conocimientos necesarios que un noble de la época debía de poseer.

Hay varias teorías acerca de quién fue su madre, unos hablan de que fue una tal Contanza Gonçalvez de Zúñiga que vendría de la rama de los Sarmiento de Ribadavia o que sería sobrina de la Condesa de Santa Marta. Otros, como veremos más adelante dicen que su madre es Constanza Gonçalvez Colón. Fuese como fuere el desconocimiento exacto es el elemento clave que provoca las controversias a cerca de su lugar de nacimiento, aunque según los datos que manejo fue en Poio alrededor de 1430. Pero también es justo decir que en los muros del castillo cuelgan juntos los blasones de Sotomayor y Zúñiga, algo impensable de no tener relación de parentesco entre ambas familias.

El joven Pedro avanza en su formación eclesiástica y es nombrado clérigo, llegando a ser canónigo de la Catedral de Tui. Pero a la Edad de 14 años cambia los libros por la espada y se marcha a Portugal para aprender todo lo que tiene que ver con la navegación y el mundo naútico, no en vano en ese momento el país luso estaba a la vanguardia en este campo (recordemos que su padre a parte de Señor de Sotomayor y Fornelos era también Capitán de Navíos). Tras navegar durante 23 años con Corsarios franceses (Casenove o Coullon) , de haber trabajado para el rey Afonso V de Portugal o para Bartolomé de Perestrelho… vuelve a Galicia.

Pudo ser Arzobispo de Santiago de Compostela u Obispo de Tui, esa era la intención de Enrique IV de Castilla que quería frenar las ínfulas de la Familia Fonseca; pero la historia tenía preparado algo para él. Durante las Guerras Irmandiñas (1467-1469) Tui, ciudad bajo el poder de la Casa Sotomayor, es sitiada por los insurrectos (campesinos, hidalgos y la Santa Hermandad toman la ciudad siendo estos útlimos los que asumen el gobierno para desposeer a los Sotomayor del mismo)  y el heredero legítimo de la casa, Alvar Páez de Sotomayor (casado con María de Ulloa) muere sin dejar descendencia. Éste designa a Pedro Álvarez como su sucesor y tras la recibir la aprobación de su tía Maior de Sotomayor (heredera legítima) y del rey Enrique IV es nombrado, a la edad de 37 años, Señor de Sotomayor y Fornelos (teniendo poder sobre lo que hoy es el Sur de Pontevedra).

Con el apoyo de la Corte Portuguesa, recordemos su relaciones con el Rey de Portugal del que llegó a ser asesor y que incluso éste estaba casado con la noble portuguesa Teresa de Távora, hermana de uno de los personajes más influyentes en dicha corte, Pedro Correia que  a su vez estaba casado con Izeu Perestrelho hija de Bartolomé Perestrelho (Poblador de Madeira y Porto Santo), o de la Casa Fuerte de Sequeiros (Juan de Sequeiros le prestó dinero como se reconoce en una carta de 1476 que se conserva en el archivo Santhomé de Vigo, éste se casaría con su hija María Benavides que recibiría una dote y el Palacio de A Pastora en Vigo),  se planta en plena guerra provisto de arcabuces (algo nunca visto en esos lares) y tras reunir a su vera a los más importantes nobles de Galicia consigue derrotar a los Irmandiños. Aquí comenzará una época de explendor de la Casa del Señor de Sotomayor y Fornelos, Vizconde de Tui y Mariscal de Baiona, es cuando consigue ampliar sus territorios más allá del Miño gracias a los favores realizados a Afonso V de Portugal que lo nombra Conde de Caminha.

Pedro Madruga (había recibido este apodo tras resolver un litigio de lindes con los Sarmiento de una manera ingeniosa, habían acordado salir desde sus respectivos castillos al canto del gallo y cabalgar hasta encontrarse, sería en ese punto donde fijarían el límite de sus posesiones; pero cuando el Sarmiento salió de su casa, Pedro le esperaba en la puerta, a lo que éste le espetó “Madruga, Pedro, Madruga”. También era conocida su afición a cabalgar y a atacar al enemigo muy temprano) era un noble muy beligerante, poderoso, cruel y hábil políticamente hablando. Pero su vinculación con la familia real portuguesa hizo que durante la Guerra de Sucesión Castellana (1476-1479) se tuviese que decantar  por Juana la Beltraneja, esposa de Afonso V, en vez de por el bando de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

Madruga es retenido por su antes amigo el Conde de Benavente (con el que había asediado Coruña) tras ser liberado gracias a un intercambio de nobles castellanos presos que el Rey Portugués hace con los de Castilla, sufre los envites de Diego de Muros (obispo de Tui al que capturaría Pedro), de sus vasallos los Montenegro y Valladares (a los cuales mata) y de otras familias nobles como los Sarmiento, Avalle y Pimentel. Pero esto no es nada si lo comparamos con la inquina que le tenía Alonso de Fonseca (que tenía como concubina a la viuda de su hermano Alvar con la cual tuvo un hijo llamado  Alonso que terminaría heredando el arzobispado, algo que hizo ironizar a Fernando el Católico sobre la manera de sucederse familiarmente los arzobispos de Santiago) su enemigo más acérrimo. Todos éstos estaban de parte de los Católicos, como otros nobles gallegos aunque la mayoría se decantaron por la Beltraneja, tras la derrota en la batalla de Toro y ante la situación de indefensión en la que queda ante los nuevos monarcas (quería evitar que le cortasen el gaznate como a su amigo el Mariscal Pardo de Cela), después de ser desposeído de sus posesiones en Castilla, en 1476 huye nuevamente a Portugal a buscar refugio al amparo de sus amigos y del rey portugués.

Todas las posesiones de la Casa Sotomayor serán devueltas a su hijo Álvaro tras la intervención de su mujer, Teresa de Távora, que se separa de éste una vez exiliado y se pasa al bando de la Reina Isabel, seguramente incentivada por unos hechos que veremos más adelante.

El 10 de Enero de 1486, en Portugal, redacta un testamento donde deshereda a su hijo Álvaro, sale rumbo a Castilla para pedir a los reyes perdón y la devolución de sus posesiones. De camino a la Corte queda con su buen amigo y familiar el Duque de Alba (García Álvarez de Toledo) en Alba de Tormes; pero en el monasterio de San Leonardo se volatiliza, nunca aparece su cuerpo, ni su tumba, ni se sabe cómo ni de qué murió, tampoco nadie llegó a reclamar nunca su testamento ni herencia. Extraño ¿verdad?

Coetáneo al Señor de Sotomayor es Cristóbal Colón, otra figura que guarda profundos enigmas en su vida y en su persona, sobre todo en la etapa anterior al descubrimiento de América ya que después si se conservan documentos como los que hay en los Archivos de Indias o en la Casa de Alba.

Al igual que el Conde de Caminha nadie puede aseverar quién fue su madre y cuál es su lugar de nacimiento. A pesar de que son muchos los que reclaman la propiedad patria del Almirante, justificándolo con documentos e historias, resulta harto complicado creer a pies juntillas en las diferentes teorías, ya que todas tienen lagunas.

Vaya por delante que de tanto leer historía he dejado de creer en ella, cada vez estoy más seguro que lo que nos ha llegado no son más que cuentos interesados, generalmente escritos por los vencedores. Después de leer a Carlos Fisas (Historias de la Historia) y a José Luís Vila-San-Juan (Mentiras históricas comúnmente creídas) lo tuve claro, la historia ha sido manipulada constantemente. Cómo voy a creer en la veracidad de papeles si estoy cansado de ver como se han falsificado a lo largo del tiempo (da igual la época que fuese) documentos importantes con el afán de conseguir los objetivos más variopintos.

Casa Colon
Casa Natal de Cristóbal Colón

Por tanto, sin ánimo de ofender a nadie y después de haber estudiado las diferentes teorías existentes sobre el origen de Cristóbal Colón  permitidme que me deje guiar por mi instinto. Tengo claro que la teoría Genovesa no es más que una invención amparada por intereses políticos, de un documento que aparece donde Colón dice que era de origen Genovés (Se ha demostrado que es falso – en Pontevedra había colonías judías y genovesas en el s. XV) ellos sacan una teoría un tanto inverosímil ya que su Christóphoro Colombo tendría 55 años en el momento de su muerte (Colón murió con 70 años más o menos tal y como indica el cura Belnáldez que lo asiste en su defunción), Colón no hablaba “ligur” (lengua que se hablaba en aquella época en Génova) ni Italiano (necesitaba traductor para escribir en este idioma), tampoco podría ser hijo de un lanero (una persona de procedencia humilde jamás hubiese tenido acceso a las principales cortes de Europa ni hubiese gozado de los apoyos que gozó el propio Colón), cuando llega a las Indias no bautiza ningún lugar con nombres propios de Italia, lo más triste es que en Italia más de 20 localidades se pelean por su origen con argumentos de escasa contundencia y rigor. Así, el último dato para desmontar esta tésis es la afirmación categórica de la Reina Isabel I que decía que las Indias fueron descubiertas por personas de sus reinos. La historia es interesada y tal vez la necesidad de Mussolini de encontrar un pasado glorioso para su Italia provocó que se pusiese toda la carne en el asador para defender esta teoría, llegando a falsificar documentos, sobornar funcionarios españoles y enviar misivas, como la encontrada en el legado de un ex miembro de la Academia de Historia Española y que desde la cual la Alcaldía de Génova se dirigía en dicha misiva al embajador de Italia en Madrid, donde le instaba a mantener esta teoría en España y a realizar cuanto fuese necesario para protegerla. En ese momento España estaba sumida en la “dictablanda” de Miguel Primo de Rivera y no era el mejor momento para enfrentarse a sus hermanos fascistas italianos, más bien todo lo contrario, era una buena oportunidad para rendir pleitesía y servidumbre a Mussolini.

Por lo que respecta a la teoría catalana basada en criterios supremacistas y carente de datos objetivos no voy a perder mi tiempo con ella. Una teoría que desprecia a otra basándose en el uso de las terminaciones “m” en vez de “n” deja en evidencia su desconocimiento de que en ese mismo momento temporal en Galicia y Portugal se utilizaba m en vez de n para finalizar las palabras. Por tanto, no compro las mentiras de Menéndez Pidal, ni de otros que hablan de un Colón Mediterráneo, ya que Colón escribía en latín y en castellano con giros  gallego-portugueses, su jerga marinera y estilo de navegación eran propios del Atlántico. Puede ser que los catalanes inventaran la bandera de Estados Unidos, que sean la mejor raza del mundo mundial y el origen de la democracia y el europeísmo, que incluso Dios pueda ser catalán, pero Cristóbal Colón no lo era. Mejor será dejar a éstos que ya hicieron bastante el ridículo con sus pruebas de ADN.

Mi inquietud por saber sobre los orígenes de Colón arranca cuando descubro mis raíces en Cuba, cuando encuentro datos sobre antepasados míos realizando labores para la Corona de Castilla en la propia Isla y militares de la Armada sirviendo hasta el desastre del 98. Ahí es donde me encuentro con los documentos de Celso García de la Riega y su estudio sobre el orígen gallego de Colón (teoría que fue falazmente desacredita en la época por lo intereses anteriormente expuestos). Esta teoría fue desacreditada al acusarlos de haber falsificado la documentación donde apoyaban sus argumentos, años más tarde (1964) la profesora Rodríguez Solano encontró errores en las críticas realizadas a de la Riega y ésto ayudado a que se demostró que los documentos no fueron falsificados, sino que se resaltaron los nombres para que a la hora de imprimir el libro fueran más visibles, terminó por devolver a la vida esta teoría.

Grandes intelectuales españoles han defendido siempre el origen gallego de Colón (Valle-Inclán, Castelao, Unamuno, Pardo Bazán…), la teoría de de la Cerda, en  mi opnión es sólida y no deja lugar a dudas, pero a medida que iba investigando se me planteaban nuevas hipótesis. Hasta que llegó a mi poder el libro de Alfonso Philippot (1976-77) (marino gallego-italiano que tuvo a acceso a un libro que perteneció a su abuela, María Vagliani, “Relaciones y cartas de Cristóbal Colón” con una breve dedicatoria Don Casto Sampedro, Redondelano Fundador del Museo Arqueológico de Pontevedra, ese fue el caldo de cultivo para su teoría) desarrollando más la teoría del Sr. de la Riega hasta llevarla al punto de confirmar la base del Colón gallego y afirmando que Cristóbal  y Pedro Álvarez de Sotomayor son la misma persona.

Tengo que confesar que en un principio fui escéptico, porque más tarde encontré alguna documentación que podría refutar partes de la misma, o en algún caso porque su argumento de Constancia Gonçalvez de Colón carece de documentos que la apoyen (se basa en un supuesto documento perdido sobre la herencia de tres miembros de la familia Colón de Poio). Pero como ya os dije, cada vez le doy menos importancia a los papelotes y me centro más en los hechos históricos. Así que, contando con los datos aportados por el biógrafo de Pedro Madruga (Vasco de Aponte, genealogista gallego), después de la contradictoria biografía de Colón que hizo su hijo Hernando, tras haber leído a Frei Bartolomé de las Casas y haber analizado los diferentes  hechos de sus vidas os dejo mis conclusiones.

Conociendo los procederes de Pedro Madruga, muy dado a tribulaciones y estrategias, no es de extrañar que utilizara varias personalidades; es decir, que se hiciese pasar por diferentes personas dependiendo de su interés. En este caso, tras haber perdido en la Batalla de Toro huye a Portugal y para mantenerse a salvo recupera su nombre antes de ser reconocido como Fernán Yáñez de Sotomayor, Cristóbal Pedro Colón.

Casa da crus

Quizá la clave esté en situar el nacimiento de ambos en el mismo lugar, en Poio, entorno al 1430. Pontevedra en el s. XV era importante puerto de comercio de la fachada Atlántica de Europa y competía con el de Lisboa por la hegemonía comercial. Los asentamientos de familias judías y de origen genovés eran importantes por la pujanza económica de la villa. Lo cierto es que Pontevedra es el único lugar de todos los que se erigen como patria del Almirante donde podemos encontrar el apellido Colón como tal. Han aparecido en Pontevedra documentos (verificados por la Policía Científica) que prueban la existencia de una familia de navegantes llamada Colón (Cristóbal dejó escrito que sus descendientes serían conocidos como “Los de Colón”, no puso nada acerca de los de “Colombo”), de hecho hay nombres en los registros que así dejan constancia: Blanca Colón, Juan Colón, Bartolomé Colón, Domingo de Colón el Viejo, Domingo de Colón el Mozo… Esta familia estaba emparentada con los Soutelo, curiosamente Esteban de Soutelo fue el educador del bastardo Pedro de Sotomayor, algo que no hubiera tenido sentido si no tenemos en cuenta que en la época, siguiendo las leyes, sólo podrían actuar de esta manera las personas que tuvieran parentesco directo en el caso de que su madre estuviera casada de nuevo. Por tanto, Fray Esteban de Soutelo, emparentano con la familia Colón presta formación al descendiente de los Sotomayor con los cuales no estaba emparentado; de ahí, la justificación de que Constanza Gonçalvez de Zúñiga fuese en realidad Colón, algo que no se puede demostrar desde la documentación.

Lo que si queda demostrado es que la casa donde se apunta a que nació Cristobal Colón, en Porto Santo, Poio, A Casa da Crus, tiene a  su carón un cruceiro con una inscripción donde aparece el nombre de Juan Colón y unas aspas que indican su actividad corsaria, algo que es atribuido a las personas que formaban parte de esta estirpe. También se han encontrado referencias escritas a los Colón en un retablo de la iglesia de Santa María en Pontevedra. No en vano Cristóbal aduce que su familia tiene arraigo y tradición marina, el mismo caso se produce en su variante Sotomayor, como dije anteriormente Fernán Yáñez de Sotomayor era Capitán y poseía una flota propia con base en Pontevedra. Curiosamente esta casa, según escrituras de compraventa, fue adquirida y vendida por descendientes de los Sotomayor. El dato definitivo para que quede clara la vinculación de Colón con Poio y Porto Santo es que en dicho lugar, cerca de la Casa da Cruz, existe una propiedad (finca La Puntada) que fue heredada por el Duque de Veragua y vendida por éste (S XV-XVI), descendiente directo y poseedor de todos los títulos y reconocimientos de Cristóbal Colón. También tuvieron otra, la Andurique, de la que eran vecinos los Sotomayor. Un documento de 1562 rebela que un Sotomayor era administrador en esa fecha del Ducado de Veragua. Hay un historiador portugués llamado Danilo Antonio de Lemos que cuenta que un Colón y un Sotomayor se convierten en cuñados después del Descubrimiento. También hay constancia de emparentamientos entre la Casa de Alba y la familia Colón.

Cristóbal Colón y Pedro Álvarez viven vidas cruzadas, como la canción de Quique González. En primer lugar la llegada a Portugal de Cristóbal (aparece tras haber naufragado su barco) se produce en las mismas fechas que la llegada del exiliado Pedro Madruga tras perder en la Guerra de Sucesión, por tanto, induce a pensar que éste se cambió el nombre para pasar desapercibido. Ambos argumentaban la misma experiencia marina tras haber navegado 23 años con Corsarios Franceses (coinciden con los mismos personajes Duque de Anjou y Casenove -Coullon-), además argumentan venir de consolidada estirpe marina (Colón dice que es el quinto Almirante de su familia, de ahí las cuatro anclas del blasón que le fue concedido por los Reyes Católicos, algo que comparte con Pedro al ser descendiente de cuatro: Alonso Jofre Tenorio, Paio Gómez Chariño, Alvar Páez de Sotomayor y Diego Furtado de Mendoza).

Otro dato interesante en esta labor de vinculación es que Colón vivió durante su estancia en Portugal con la familia de Pedro Madruga, llegando a casarse con un una prima de la mujer de éste, Felipa de Moniz Perestrelho, hija de Bartolomé de Perestrelho poblador de Madeira, para el cual Madruga había navegado; uniendo así los lazos y consiguiendo una mayor vinculación entre ambas figuras al convertirse teóricamente en primos políticos. Será entonces cuando en Porto Santo, Madeira (coincidencia con su lugar de nacimiento) traza Colón el plan para llegar a las Indias. La boda de Colón coincide con la separación entre Teresa de Távora y el Conde de Caminha, seguramente enrabietada por el enlace con su prima toma la decisión de tomar partido por  Isabel I y con el afán de velar por los intereses de su hijo Álvaro que estaba al amparo de los reyes.

El año de regreso a España es el mismo, los dos regresan en 1486, ambos van a ver a los Católicos; el uno pidiendo perdón para recuperar sus posesiones, el otro en la búsqueda de financiación para realizar su viaje a las Indias (algo que ya había intentado con Portugueses, Ingleses y Franceses con nulo resultado). Lo poético de la situación es que dos hombres con edad similar, la misma experiencia marinera y con contactos y relaciones similares se entrevisten el mismo día con los Reyes Católicos, la paradoja se produce cuando uno de ellos (Pedro Álvarez) desaparece de la faz de la tierra sin dejar rastro alguno. Pero lo extraño es que fechados en 1506 aparecen  100 documentos de pleitos y reclamaciones de deudas que lo tratan como vivo.

Otra de las coincidencias que dejan evidencia de esto que se pretende es que a lo largo de sus vidas comparten amigos; los apoyos de Colón son los mismos que tuvo Pedro, tanto en Portugal (Afonso V, Pedro Correia, Bartolomé Perestrelho…) como en España (Diego de Deza, Cardenal Mendoza y Duque de Alba). Pero también comparten enemigos, si para Pedro de Sotomayor Alonso de Fonseca (reconocido Isabelino) fue su azote, para Colón su rival fue otro Fonseca, Juan Rodríguez de Fonseca, miembro del Consejo de los Reyes Católicos y organizador de la política colonial en Indias.

Los paralelismo entre ambos son continuos, resulta un tanto curioso que Colón y sus hijos fueran protectores de los de Pedro y tuviesen entre ellos relaciones fraternales; pero mucho más llamativo es el hecho de que en una carta dirigida a su hijo Diego, hijo de Felipa Moniz (1 de Diciembre de 1504) le pide que cuide de sus otros 10 hermanos (9 con Teresa de Távora y 1 con Beatríz Enríquez). Lo cierto es que coinciden en número de hijos y en sus nombres. Cristóbal de Sotomayor recibe el Gobierno de Puerto Rico y funda allí Sotomayor.

En el libro de Lidia Mariño, La Verdad del Bufón, se hace referencia a un hecho que resulta muy interesante.   Francesillo de Zúñiga, bufón de la Corte, hace trova y burla con diciendo que Diego de Sotomayor era el hijo bastardo de Colón por su enorme parecido con éste. El alcalde de Sotomayor (Puerto Rico) llama al hijo de Pedro Madruga por el nombre de Cristóbal Colón de Sotomayor. Pero esto no es todo, el confesor de los Reyes Católicos, Lucio Marino Siculo, escribió un libro sobre “la gesta del descubrimiento” en el que nombra a Colón como Don Pedro Colón, hecho que la Academia de la Historia ha confirmado. También está clara la fenomenal relación que Hernando Colón y Cristóbal Sotomayor tuvieron, llegando a echar raíces en Pontevedra. En la época de Carlos V se afirma que el Hijo de Pedro de Sotomayor era hijo de Colón.

Ha quedado claro que sin la ayuda de los Sotomayor en Castilla, Colón, nunca hubiera conseguido los fondos ni los apoyos necesarios para realizar su viaje (como le pasó en su intento con Juan II de Portugal). Diego de Deza, el Cardenal Mendoza y el Duque de Alba fueron claves en su intermediación con los Reyes Católicos. Pero no menos clave fueron otros descendientes de la Casa Sotomayor, como los de Paio Gómez Chariño (Señores de Palos y Moguer, título concedido por haber ayudado a rendir Sevilla) que mantenían estrechas relaciones con los Pinzones que a la postre serían financiadores y capitanes de la expedición (uno de los ellos portaba el apellido Yáñez que está unido a los Sotomayor y que le fue puesto en su bautizo por intermediación de su padrino). De todo esto se desprende lógica la salida del Puerto de Palos ya que era un feudo de los Soutomaior.

Hay dos sucesos más que pueden ser bastante reveladores para esta teoría, Colón muere en Valladolid con aproximadamente 70 años, Pedro Madruga tendría unos 74, por tanto son de la misma edad; pero el giro más valleinclanesco lo provoca el hecho de que Colón es enterrado en una Capilla propiedad de la familia de Luis de la Cerda (descendientes del rey Alfonso X y familiares de los Soutomaior), junto a los restos de Fernán Eanes de Sotomayor (Padre de Pedro Madruga) y bajo la autorización de Francisco y Francisca de la Cerda (Primos de Pedro de Sotomayor). Pero los restos de Colón son llevados años más tarde a la Cartuja (Sevilla) y adivinad dónde vuelven a recibir sepultura, pues en una capilla de unos familiares de los Sotomayor.

Colón emprende viaje capitaneando la Nao Santa María, conocida originariamente como “la Gallega”, fabricada en unos astilleros sitos frente a Poio en la ciudad de Pontevedra, era propiedad de Xoan da Coxa (Juan de la Cosa, era de Santa María de Pontevedra, no del puerto de Santa María de Cádiz) que era uno de los muchos mercaderes que tenían el puerto de Pontevedra como base de operaciones con el Cantábrico y Sur de la Península. Llamativo su denominación: Santa María (Iglesia Mayor de Pontevedra donde aparece en su retablo el nombre de Colón) y la composición de su tripulación netamente gallega, amén de su maestre que era Xoan da Coxa.

El primer lugar en recibir la información del descubrimiento del Nuevo Mundo fue Baiona, seguramente un criterio de navegación les decantó por ese sitio, pero resulta muy llamativo el hecho de que Pedro Madruga había sido Mariscal de Castilla en dicha villa. Por el contrario Colón, argumentando que una tormenta lo desvió de la Pinta, atraca en Lisboa donde se entrevista con el Camarero Mayor del Rey Juan II de Portugal, Pedro de Noronha, curiosamente sobrino de Pedro Álvarez de Sotomayor.

escudo de colon
Escudo de Colón

El parecido físico entre Colón y Pedro es innegable pero lo más sangrante es la coincidencia existente entre los escudos de Puerto Rico y Poio, ahí no hay lugar a dudas.

En el lenguaje utilizado en los escritos de Colón se deja ver la utilización de una jerga marinera propia del Atlántico, lenguaje propio de alguien que ha tenido estudios, castellano y latín con giros galaico-portugueses; se han encontrado más de 500 palabras propias de gallego medieval en sus escritos. Pero una de las cosas que más me convence de esta tésis es el uso de topónimos de las Rías Baixas para designar a los lugares conquistados. Así, con motivo de su centenario, el Faro de Vigo en 1953 publicaba un listado con algunos de ellos “1-Boca da Serpe (Isla Trinidad) Porto Santo-Pontevedra 2-Boca de las Calaveras (Cuba) (boca norte de la Ría de Vigo-Pontevedra) 3-Cabo de Campana (Cuba) (Isla norte de Cíes-Pontevedra) 4-Cabo del Pico (Cuba) (Desembocadura del Miño-Pontevedra) 5-Cabo Cabrán (Rep. Dominicana) (A Guía-Pontevedra) 6-Cabo Casa da Crus (Isla Trinidad) (Casa natal en Porto Santo-Pontevedra) 7-Cabo de la Galera (Isla Trinidad) (Ría de Pontevedra) 8-Cabo San Telmo (Isla Española) (Patrona de Tui-Pontevedra) 9-Isla de Gracia (Venezuela) (Ría de Pontevedra) 10-Isla Cabra (Rep. Dominicana) (Ría de Arousa-Pontevedra) 11-Isla de Ratas (Haití) (Ría de Arousa-Pontevedra) 12-Mar de Santo Tomé (Haití) (Cambados-Pontevedra) 13-Porto Santo (Cuba) (Poio-Pontevedra) 14-Puerto del Sol (Cuba) (Isla de Onza-Pontevedra) 15-Punta Aguda (Isla Tortuga) (Bueu – Pontevedra) 16-Punta del Cabo (Cuba) (Cesantes-Pontevedra) 17-Punta do Ferro (Rep. Dominicana) (Ría de Pontevedra) 18-Punta Lagoa (Bahamas) (Ría de Vigo-Pontevedra) 19-Punta Lanzada (Haití) (Ría norte de Pontevedra) 20-Punta Moa (Cuba) (Punta Moa – Pontevedra) 21-Punta Tolete (Venezuela) (“Tolete”, Almirante de La Moureira-Pontevedra) 22-Ría del Sol (Cuba)(Isla Onza – Pontevedra) 23-San Salvador (Bahamas) (San Salvador, Patrón de Poio-Pontevedra) 24-Sta. Ma. De la Concepción (Islas Lucayas)(Co Patrona de Poio-Pontevedra) 25-Sta. Ma. La Antigua (Isla Antigua) (Iglesia de Pontevedra) 26-Caimbao (Isla Española) (Cambados-Ria de Arousa) 27-Mar de Nuestra Señora (Cuba) (Ria de Pontevedra) 28-Peña de los Enamorados (Cuba) (Villasobroso-Pontevedra) 29-Punta de las Canas (Isla Española) (Beluso-Ria de Arousa) 30-Puerto Grande (Isla Española) (Isla de Arousa) 31-Puerto del Príncipe (Cuba) (Islas Cies) 32-Rio del Sol (Cuba) Isla Onza (Ria de Pontevedra) 33-Rio de las Canas (Isla Española) (Beluso-Ria de Arousa) 34-Santa Lucia (Cuba) (Santa Lucia de Simieira-Pontevedra)…” Hoy se sabe que fueron hasta 200 los topónimos empleados y colocados por su respectivo orden de situación en las Rías de Vigo, Arousa y Pontevedra (coincidentes con los dominios de los Sotomayor). También es relevante el hecho de que al río más grande descubierto lo bautizase como río Minho. Entre todos estos datos destaca que la primera Isla recibiese el nombre de San Salvador (posiblemente en homenaje a San Salvador de Poio) y que se encuentre también otro Porto Santo o Casa da Crus en ese lugar. El único día festivo que celebraron a su llegada al Nuevo Mundo fue el 18 de diciembre de 1492, coincidiendo con la festividad de Virgen de la O de Pontevedra, con salves y engalanando el lugar.

Tras un peritaje caligráfico realizado por 80 expertos, todos llegan a la misma conclusión, Cristóbal Colón y Pedro Madruga son la misma persona.

El origen plebeyo de Colón era otra de las cosas que nunca tuvieron sentido, ya que en aquellos tiempos a un simple mercader o corsario le hubiera resultado inviable acercarse a una casa real. Además, tanto Hernando como Bartolomé de las Casas dejaron clara la procedencia noble de Colón. Sino cómo se entendería que antes de iniciar su viaje fuese nombrado Almirante y Vierrey (lo dejo para mi reflexión final).

Cristóbal Colón en su viaje se comportó como un tirano, algo que siguió produciéndose al llegar a los nuevos territorios y de lo que documentos de la época dejan constancia. Y es aquí donde encontramos un punto de encuentro en la forma de castigar de uno y otro,  empleando los mismos castigos y misma dureza practicada anteriormente en Galicia (persecuciones con perros caníbales)

Una anécdota simpática puede ser que los dos criados que acompañan a Colón  a España son bautizados con los nombres de Cristóbal y Pedro, lo cual nos da un indicio más del juego que parecía traerse el Almirante.

Si todos estos datos no resultan suficientes, gracias a Philippot, se consiguió descifrar el enigma del autógrafo de Colón (los de la  teoría Catalana dieron una pero que resulta descabellada) el árbol genealógico de Pedro Álvarez imitando una forma de casa y dejando claro que es Cristóbal el hijo de Fernán Eanes de Sotomayor. Como si quisiese jugar todo el tiempo con su identidad para dejarnos claro que es descendiente de la Casa Sotomayor.

Firma Colón
Firma de Colón/Pedro Madruga

Queda patente que Pedro de Sotomayor jugó con su identidad, que su intento frustrado por recuperar (cómo iban a explicar los Reyes la restitución patrimonial a un enemigo durante la Guerra Sucesoria frente a los nobles gallegos que les habían apoyado) sus posesiones solo le dejó un camino, ofrecer a los Reyes Católicos sus profundos conocimientos y secretos de navegación portuguesa. A cambio éstos le prometieron financiar su viaje y olvidar los agravios que en el pasado le pudiese haber causado el más terrible de los enemigos. Su otra identidad le permitió quitarse la etiqueta de noble gallego, que era algo funesto en esta época debido al apoyo a Juana de Portugal por parte de la nobleza gallega. Amén de que los Católicos hicieron pagar al antiguo Reino de Galicia muy caro su apoyo (cortar olivos, represalias…).

Mientras, el pobre Cristóbal Pedro estuvo aguardando durante 8 años en un monasterio (algo que ya sucediera en su juventud) a la capitulación de Granada para poder llevar a cabo su empresa.

La firma de las Capitulaciones de Santa Fe es la firma de unas cláusulas leoninas por parte de unos reyes en su perjuicio, quizá como compensación a los secretos revelados, quizá como compensación a todo lo que le arrebataron. Pero lo que si tengo claro es que no se las iban a firmar a un plebeyo y mucho menos hacer los nombramientos de Virrey y Almirante antes del viaje.

Por ello, el interés en ocultar su origen y adoptar el papel de un personaje nuevo fue una más de las complejas maniobras tejidas por la corte Católica, que ávida de construir su reino y de comenzar una etapa gloriosa fue capaz de todo lo posible, hasta de aliarse con su peor enemigo. Aunque en aquella época todos en la Corte sabían la verdad, la historia se fue tapando y a medida que España fue entrando en desgracia  se perdió por completo.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s