Trasalba, universo creativo…

Algo tienen que tener la tierra y el agua de Galicia para haber visto crecer tantos y tan buenos escritores; ya escribieran en Galego o en Español la lista es prolija en nombres. Mujeres y hombres que utilizaron la palabra para comunicar, para contar las historias que nacían de su mundo interior, para desangrar a borbotones los sentimientos con cada verso.

Como ya os conté crecí entre los libros de mi bisabuelo, a éstos les fui añadiendo los que me regalaban y los que a través de la insistencia conseguía que me comprasen; así hasta acumular unos 2000 ejemplares de diferentes temáticas y materias. Hay muchos que me encantan y cuando tengo tiempo los releo; pero entre todos hay dos obras que son mis referentes literarios, en español “El Quijote” y en galego “Os camiños da vida”. Recientes estudios hablan del origen Gallego de Cervantes, protegido del Conde de Lemos, su más que posible nacimiento en tierras sanabresas, en aquel entonces enmarcadas dentro del Reino de Galicia, le dan tal condición. La vida tiene cosas maravillosas y curiosas, una de ellas ha sido ver al gran maestro compartiendo cartel con mi bisabuelo en los teatros de Ubrique, ya que el Taller de Teatro de Personas Mayores de esta localidad gaditana decidió representar una de las obras escritas por D. Fausto de las Cuevas, “Duérmete Simón” (1928. Que denuncia los malos tratos a las mujeres) junto con “El Retablo de las Maravillas” de Miguel de Cervantes (que satiriza la importancia que se le da a las apariencias). De lo que no hay duda es que D. Ramón Otero Pedrayo es uno de los más importantes, para mí el más grande dentro de la literatura galega.

teatro_ubrique
Cartel de Teatro de las Obras de Fausto de las Cuevas y Miguel de Cervantes.

“Os camiños da vida”  fue publicada en 1928, mismo año que el sainete escrito por mi bisabuelo,   esta novela consta de tres libros que fueron publicados de forma independiente por la editorial Nós (Os señores da terra, A maorazga y O estudante) hasta que en 1978 la editorial Galaxia lo publica en un solo tomo.  Este libro es el fiel reflejo de la decadencia de la sociedad agraria en Galicia (s. XIX) que cae motivada por la crisis de la hidalguía rural, las desamortizaciones, los cambios en el sistema económico que provocarán la aparición de la burguesía  y la emergencia de nuevas corrientes de pensamiento: “o galeguismo”. Después de leerlo decidí adentrarme en el mundo Oteriano y leí: “Escrito na Néboa”, “Contos do Camiño e da Rúa”, “Bocarribeira. Poemas pra ler e queimar.”, “Arredor de si” y “O Señorito da Reboraina”. Con “Aredor de si” la identificación plena con el personaje y el viaje que realiza me convirtió en defensor de mi tierra,  descubrí el valor de amar nuestra cultura y nuestras raíces, dejé de ser egoista e individualista tras encontrar en el “galeguismo” mi espacio y ver que había más personas que tenían los mismos sentimientos de defensa de Galicia que yo. Cuando empecé a leer “O señorito da Reboraina” (1960) al conocer perfectamente la vida y obra del personaje principal, de haber estado varias veces en su pazo, pude entender la obra en una dimensión nunca antes experimentada. La última novela de  Otero Pedrayo  cuenta la intensa y loca vida del “Señorito” Xoán Manuel Robustino Pereira Castro Prego de Montaos Araujo Sotomayor  (Reboreda-Redondela, 24 de Mayo de 1820 // Ourense, 15 de Abril de 1896) Fue:Diputado, Senador, Gobernador Civil, Presidente de la Diputación de Pontevedra, encarcelado en San Antón -A Coruña- por ser acusado de conspirador, escritor, embajador en China, dilapidador de la fortuna familiar, vividor y muy aficionado a las mujeres. La Reboraina no es otro lugar que Reboreda, donde se encuentra el pazo familiar en el que nació y vivió hasta que en 1875 se retira de la política y se va a vivir a Ourense. Años después de mi lectura, tuve la oportunidad de conocer a los dueños del pazo, los descendientes de Xoán Manuel Pereira. Todos los años la familia se juntaba en el pazo de Reboreda, entre las viandas que acostumbraban a degustar solían encargarle a Concha, la del mítico Xan Carallás, una paella de marisco; cuando se jubiló tuve el placer de prepararles una y aprovechando la ocasión, conversación mediante, pude descubrir que la familia de Otero Pedrayo y la de Pereira de Castro estaban emparentados; el hijo de la hermana de la mujer del “Señorito” estaba casado con Lucila que era hermana de Doña Eladia, madre de don Ramón.

Pazo de Reboreda.jpg
Pazo de Reboreda, está comunicado con la iglesia por un pasadizo que termina en un palco para poder asistir a misa sin salir a la calle.

Pero dejemos Redondela y pongamos rumbo al Ribeiro donde a parte de buen vino, patrimonio y naturaleza existe una gran riqueza cultural y literaria. En las orillas del Miño, Avia, Arnoia, Barbantes y del Barbantiño emerge un mundo mágico en el que tienen lugar nacimientos, encuentros e historias que han quedado impresas para la eternidad y para nuestro disfrute.

Llegamos a Trasalba, a la casa familiar de Otero Pedrayo, al fin, tantas veces había pasado por los letreros indicativos, incluso una vez estuve muy cerca con motivo de una visita a Pazo Casanova (Santa Cruz de Arrabaldo) para una cata de vinos. Nunca antes quise visitar el lugar porque sabía que para esa visita iba a necesitar tiempo y en mi vida el tiempo es un bien muy escaso. Esta vez si, con ganas y con mucha ilusión estaba frente a la puerta de La Casa Grande de Cimadevila (ya que aunque se le llame pazo no tiene tal consideración, realmente es una casa de labranza) en un precioso día soleado, nada podía salir mal.

trasla
Casa Grande de Cimadevila

Sobre la puerta de entrada una inscripción deja claro el año de construcción y quien era su propietario “Esta la hizo el S. D. Benito Sotelo año de 1764”, nada más leerlo me acordé de un personaje de “Os camiños da vida”, el estudiante  Paio Soutelo. Al entrar, el sol me cegaba tímidamente con la luminosidad típica de un día de Agosto. A mi derecha las cuadras y el gallinero convertidas en bibliotecas y un baño, a mi izquierda la leñera con su carro y la casa. Frente a mí el escenario de su obra “A lagarada”, ese patio con fuente, donde se ajusticiaban los cereales tras la siega. La tetralidad de la casa con su solana y el patio a tres niveles, uno de acceso a la casa, los otros de acceso a las bodegas y al jardín.

Allí estaban la barandilla y la galería diseñada por su gran amigo Castelao, que junto a Virginia Pereira (su esposa) en 1935 pasó una temporada en la casa a la vuelta de un traslado administrativo forzoso a Badajoz. Por correspondencia le envía a Otero las intrucciones, planos e incluso un taco de madera trabajado para que le sirviese de referencia a los carpinteros. La galería y la barandilla son una maravilla porque a pesar de relfejar el estilo aldeano que pretendían darle tiene mucho gusto visual gracias a la inclusión de arcos de medio punto dentro de la geometría cuadrángular.

Barandilla y solana
La Galería y Baranda diseñadas por Castelao

Paseé bajo la parra, busqué entre los naranjos a ver si encontraba el que pudiera haber sido plantado para conmemorar el nacimiento de D. Ramón (era constumbre en la familia plantar un  árbol con cada nuevo nacimiento). Él mismo plantó un “pinsapo” el día que nació su único hijo, lo solía llamar “araucaria”  hasta que en 1972 un temporal lo derriba (aún se pueden ver en las escaleras de la solana los efectos del mismo), tras el derribo le dedicó un cuento “meu irmao”; su intuición le hizo pensar que se avecinaba su final. La madera fue usada para decorar la librería del salón y para construir el ataúd en el que fue enterrado en Abril de 1976. Lo anecdótico es que en ese lugar se plantó otro pinsapo que años después un temporal volvió a tirar.

Al entrar en la casa la atmósfera te envuelve hasta retrotaerte al pasado. Su pequeño despacho con las librerias colapsadas de volúmenes, el escritorio con todos sus enseres y ese cuero verde tan evocador, colgada está la toga con la que ingresó en la Universidad de Santiago en 1950.

La despensa con su artesa y una mesa con la embutidora de chorizos, la balanza, el botijo y un molinillo. Luz por la ventana. En la cocina el lar preparado con su pote para cocinar, un chinero repleto de loza y el suelo de losas de piedra.

Chilla el suelo de madera al pasar camino al salón-comedor donde cuadros, una mesa grande con sus sillas y otra más pequeña con brasero se rinden a los encantos de otra gran libreria y a lo que más me sorprendió en mi visita: el Mapa de Fontán. Aunque me impresionó su despacho, la verdad es que Otero Pedrayo solía escribir en la pequeña mesa camilla con brasero situada junto a la puerta del dormitorio matrimonial.

 

El mapa que podemos ver colgado de la pared, es de grandes dimensiones y en él se representa la Carta Geométrica de Galicia elaborada por Domingo Fontán (Portas, 1788 – Cuntis, 1886). Este es el primer mapa que se hizo en España utilizando mediciones matemáticas y siguiendo un método científico. Partiendo desde la Torre de la Berenguela de la Catedral de Santiago, recorrió Galicia a lomos de un caballo, fueron 17 años de trabajo resumidos en esta maravillosa representación gráfica. Don Ramón tenía dos ejemplares de este mapa, uno está aquí, el otro se lo regaló como muestra de agradecimiento al Centro Galego de Buenos Aires durante un viaje que hizo en 1947 para encontrarse con los gallegos emigrados tras la Guerra Civil.

Tal vez Fontán sea uno de los grandes personajes olvidados o no tratados como se debiera por la Historia de Galicia. A pesar de estar enterrado en el Panteón de Galegos Ilustres, en mi opinión no ha tenido ni la repercusión ni la importancia que su figura merece, es una pena porque cuando estudias la trayectoria de éste te sientes muy pequeño a su lado. De niño recibió la educación en Noia supervisada por su tío que era cura en la villa, allí aprendió inglés y francés; con 12 años empezó a estudiar Filosofía en la Universidad de Santiago de Compostela, dos años después obtendría la titulación. Estudió lengua Hebrea, la Biblia, Leyes y Cánones, Leyes Exactas y Teología (obtuvo la titulación en 1809). Como docente (empezó en 1911) impartió clases de Retórica y Bellas artes, después de Lógica y Metafísica. Se Licenció en Filosofía. Estudió Matemáticas (aquí fue donde se inspiró para elaborar la triangulación geodésica de Galicia). Se licenció en Artes y sustituyó a su maestro de matemáticas José Rodríguez González en la cátedra de Matemáticas Sublimes. Después ocuparía la cátedra de Física. En 1817 comienza con la Carta. Fue Secretario de la Diputación Provincial de Galicia. Fernando VII tras haberle remitido todos los adelantos prácticos de su Carta geométrica le encarga que elabore, mediante Real Orden, todo el trazado de carreteras de Galicia. En 1834 termina el Mapa y la Reina Regente María Cristina manda imprimirla, aunque hasta 1845 no se pudo realizar el trabajo teniendo que hacerse en París. Fue nombrado Catedrático de Geometría, Mecánica, Mecánica y Delineación, también de Aplicaciones a las Artes. Ocupó el cargo de Director del Observatorio Astronómico de Madrid. En política fue elegido Diputado para la Provincia de Pontevedra por el Partido Liberal Moderado (1836-1843). Participó en la constucción de la primera planta de papel de Galicia (Lousame 1810) y diseñó el trazado de tren entre Santiago y Carril, primera línea de ferrocarril de Galicia.

Carta Geométrica
Carta Geométrica de Galicia

Volvamos a la casa de D. Ramón. La habitación de su madre conserva el pasado, se muestra regia, su cama y la palangana para el aseo, pero sobre todo el pequeño altar tallado en madera acompañado de imágenes dan muestra de la importancia que para ella tenía la religión. Su madre, Doña Eladia, tuvo un gran peso en su vida y en su obra. La sobriedad del cuarto de invitados y los muebles de madera del dormitorio del escritor, con su crucifijo en la mesilla dando cuenta de sus profundas creencias.

Antes de irme me detuve en la solana una vez más, donde solía descansar el genial autor y donde decía que leyó sus primeros libros, desde allí el fantástico día me permitió tener una maravillosa panorámica de pueblos y  montañas que  hacían gozar a mis ojos. Pude distinguir dos lugares muy especiales para mí. A lo lejos Carballiño (recuerdos de veranos y fiestas del pulpo en casa de la tía María) y más cerca Punxín (recuerdos de tardes de vendimia y nostalgia por la historia de mi familia)

Volviendo a mi bisabuelo, éste había sido maestro del pueblo de Magros, cerca de Bearíz. Al igual que D. Ramón (en 1937 fue depuesto de su Cátedra en el Instituto Povincial de Ourense) con la llegada del franquismo sus ideas le costaron muchos disgustos y estuvo 3 años sin poder ejercer; Manuel, cartero de O Viñao y las buenas gentes de Punxín (A 9 km de Trasalba) cobijaron y alimentaron a mis bisabuelos junto con sus cuatro hijos.

Pazo do campo
Pazo do Campo

Lindando con la casa está el Pazo do Campo, que en su momento perteneció a la familia ya que fue comprada en 1878 por Enrique Otero Sotelo a sus arruinados dueños. La iglesia do Río guarda el retablo que había en la capilla del pazo. Durante 13 años el poeta mindoniense Noriega Varela fue profesor de la escuela de Outeiro en Trasalba, éste tenía seis hijos de su primera mujer que murió al poco de llegar al pueblo, después se casó con una muchacha del lugar con la que tendría otros siete hijos. Gracias a la amistad labrada con Otero y con su madre Eladia esta última le permitió quemar las viejas tablas del pazo para poder calentar a su tropa en invierno. En el mundo oteriano se hace alusión muchas veces al “souto”, uno de sus lugares favoritos, realmente allí se respira un ambiente muy bucólico; llegó a decir que a su muerte quería que el soto de carballos de Trasalba pasase a ser propiedad de todos los vecinos. Otro sitio que hay que visitar es la iglesia de San Pedro de Trasalba, aunque construída en el siglo XIII su aspecto, tras diferentes reformas, es deciminónico. Destacaremos su entrada principal donde aparecen tallados en la piedra diferentes animales y el capitel con un hombre tocando un instrumento. En el pueblo las bodegas no solían estar en las casas, los vecinos las construían de perpiaño en las inmediaciones de las viñas lo que da un aspecto muy pintoresco a la zona de Quintairo donde estas construcciones se integran con el paisaje y la vegetación. Tenían fama sus habitantes de ser los mejores limpiadores de barriles y cubas de vino, trabajaban por las diferentes zonas de España eliminando los restos adheridos a la madera y lo hacían con un sistema particular que les hizo granjearse dicho reconocimiento.

Detalles de la iglesia de Trasalba
Detalle de la Iglesia de San Pedro

Sentí  y pude comprobar el impacto que Trasalba, su entorno y O Ribeiro tuvieron en la obra del Maestro Pedrayo, podría decirse incluso que sus libros son autobiográficos, tanto en la casa como en mi paseo se sucedían las imágenes que ligaban lo que estaba viendo con lo que había leído, como si de una realidad aumentada se tratase me vi inmerso en sus relatos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Pazo en Punxín

En los pueblos vecinos nacieron o vivieron algunos de sus grandes referentes y amigos. Basilio Álvarez, fundador de Acción Gallega para la lucha contra el caciquismo, estableció su base en Beiro desde donde atacaba a los opresores del campesionado hasta que después de dar mítines con la presencia de una bandera socialista y un retrato de Marx tiene problemas con la iglesia que le prohibió ejercer sus labores de cura. Tuvo hijos e incluso llegó a ser diputado, tras estallar la Guerra Civil se exilió. Eladio Rodríguez González nació en Leiro, autor del Diccionario enciclopédico gallego-castellano, presidió la Real Academia Gallega del 1926 al 34, también fue miembro del Seminario de Estudios Galegos. Gran amigo de Otero. En el pazo de Banga, muy cerca de Carballiño, pasó largas temporadas Emilia Pardo Bazán, solía pasear por la zona y asistir a cuanto acto había, todo ello le sirvió de fondo de inspiración para la mayoría de sus novelas. Una de las personas que más influyó para que D. Ramón ingresase en el “galeguismo”, el pontevedrés Antón Losada Diéguez concía a Otero del Ateneo de Madrid pero no fue hasta un encuentro que tuvieron en el pazo de Sarmiento en Puxín cuando comenzaron su amistad.

Hace poco releí el libro del hermano de mi abuela, el Coronel Felipe de las Cuevas Gregorio, una novela titulada “Relatos de una época” que narra los recuerdos de su infancia durante los años 40 en el Ribeiro, cuando su padre, mi bisabuelo Fausto, ejercía su labor de maestro en la zona; allí conoció la realidad caciquil existente y resistente instalada en el valle, consiguiendo reflejarla a la perfección en su libro.

En Galicia tenemos la suerte de tener padres del nacionalismo como Otero Pedrayo, podemos presumir de una generación de personas que tenían valores y convicciones políticas, compromiso con la tierra y una amplia cultura. Político,  escritor y profesor. Miembro de: la Real Academia Galega, Grupo Nós, Presidente del Partido Nazonalista Repubricán, Partido Galeguista, Irmandades da Fala, Seminario de Estudos Galegos y Presidente de Editorial Galaxia. Cultivó todos los géneros literarios: novela, poesía, teatro, cuento, ensayo, periodismo y el relato.  Fue Diputado por el Partido Galeguista durante las cortes republicanas. Fue el primero en utilizar en sus discursos públicos el Galego durante la Dictadura Franquista al igual que Faustino Rey lo había hecho dando misa en nuestra lengua madre. Una vez suspendida su cátedra siguió publicando bajo el pseudónomimo Santiago Amaral, tomando como apellido el nombre de una propiedad que su familia tenía en las inmediaciones de Trasalba. Un genio incomparable con un talento desmedido para contar cosas ya fuera en un papel o en uno de sus geniales discursos. Su compromiso con el país, la cultura y con el idioma queda fuera de toda duda.

Con la fundación de la Editorial Galaxia en 1950, Santiago de Compostela, creada con fondos de unos 125 accionistas entre los que a parte de actores culturales y polítcos había empresarios y simpatizantes del Galeguismo, personas que contribuyeron a que el proyecto editorial fuese posible. Galaxia fue la encargada (como apuntan los profesores Beramendi y Núñez Seixas en su libro “O Nacionalismo Galego” formó parte de la resistencia política y cultural nacionalista en Galicia) de posicionar en alto nivel la lengua Galega en una etapa donde era perseguido y prohibido. Al año de su fundación consiguieron publicar 12 libros en Galego y no sólo de poesía como era costumbre en ese momento, el Galego había quedado relegado a la lírica poética.  Traducen al Galego a autores como Sarte. Luchan contra la rémora cultural franquista que a través de censores intentaba boicotear cualquier actividad de la editorial, no pudiendo ser contundentes ni reivindicativos en la respuesta, lo que finalmente llevó a la paralización de la colección Grial tras la publicación del 4º volumen de la serie “Aspectos económicos y jurídicos de Galicia”. A través de las publicaciones consiguieron que el idioma no muriese y que perviviese  en la obra de los autores afines a la editorial, gracias a su sentimiento nacionalista-galeguista mantuvieron vivo el Galego al utilizarlo como herramienta de expresión y comunicación.

Otero en Galaxia.jpg
Consejo de administración de Galaxia presidido por Otero Pedrayo. Fuente Fundación Otero Pedrayo.

Otero Pedrayo donó en vida sus fondos literarios y las propiedades de Trasalba, la Casa Grande, terrenos y construcciones anexas a la Editorial Galaxia; siendo ésta y la Fundación Otero Pedrayo las encargados de mantener viva la figura del autor ourensán.

 

 

 

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s