Endulcemos los recuerdos.

Uno de nuestros objetivos cuando creamos Meidingalicia era promocionar y defender la cultura Galega; queríamos hacerlo a través de historias, opiniones y experiencias. Aportar una visión crítica a todo lo que se nos planteaba en nuestro día a día, pero también hablar de las bondades y excelencias de los productos y las personas de esta tierra.  En definitiva demostrar nuestro compromiso e implicación con Galicia, devolverle una parte de lo que nos ha dado.

El marketing actual está enfocado a la generación de contenidos, a la difusión de experiencias y a la prescripción a través de las Redes Sociales por medio de los llamados influencers. Mentiríamos si dijésemos que no pretendemos influir en nadie, mentiríamos si dijésemos que no queremos generar contenidos a través de nuestras historias, mentiríamos si os dijésemos que no queremos prescribir productos y lugares… Pero no os mentimos cuando os decimos que no aspiramos a ser influencer, más que nada porque no me sentiría cómodo prescribiendo a cambio de algo. Decidimos crear contenidos gratis, estamos abiertos a hablar de cualquier cosa que nos guste, que nos ponga y que nos motive sin ningún criterio más que el ocio y la diversión.

Pero todos los proyectos evolucionan y avanzan, te encuentras en tu camino con personas que te sugieren cosas, detectas necesidades y nichos de mercado que se podrían cubrir, entonces es cuando descubres que para promocionar la tierra hay que hacer algo más que juntar letras y enredar en las Redes Sociales.

Fue un tuit de @chamademesimbad (Francisco Castro) el que me hizo reaccionar y por una vez en mi vida tener ganas de aventurarme a crear algo propio y no para otros. Tenía una marca registrada, un neologismo creado a partir de la pronunciación anglosajona del “Feito en Galicia” y me dije: “¿Por qué no hacemos una selección de productos de pequeños productores y artesanos galegos, los promocionamos y los intentamos vender a través de internet?” Eso es defender nuestra tierra también, nuestra marca.

Así, hoy tengo el honor de presentaros a tres nuevos miembros de la familia MEIDIN: el bombón de licor café, el bombón de albariño y el bombón de mora. Tres sabores que marcan momentos de mi vida: la niñez recolectora de moras por los “montes”, la juventud de estudiante Compostelano que se pierde en el Fanco bebiendo vinos, la madurez en las sobremesas con licor café y los amigos en noches eternas perpetradas en tascas, furanchos y “muiños”.

Estos productos son elaborados en Galicia, desde la recepción del cacao, todo el proceso se hace de manera artesanal, respetando las tradiciones chocolateras con más de 100 años de historia. El resultado es una mezcla de sabores tradicionales, hechos manualmente, pero también son el fruto de la vanguardia y la dirección innovadora de nuestra gastronomía.

Los tres bombones se dehacen en la boca, liberando un sabor primario en el paladar, dejando notas y recuerdos  de las materias primas empleadas (licor café, albariño y mora), con un retrogusto persistente que desemboca en un retronasal que desvela la esencia de lo que se pretende: despertar recuerdos en la memoria gustativa, eso es lo que nos provoca a nosotros cada bocado, cada pecado.

Próximamente os iremos contando más novedades que podrás encontrar en LA TIENDA|MEIDINGALICIA.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s