Chocolate!! chiculate!! … ummm!!

Con la colonización española de América llegaron a Europa nuevos productos, algunos como el maíz causaron una revolución en el campo gallego por su fácil adaptación al medio, otros se colaron en la gastronomía; pero ninguno de los productos traídos sufrió una implantación tan rápida y gozó de una demanda tan grande como el cacao, tanto que rápidamente se extendió por toda Europa.

Desde que Hernán Cortés lo enviase en el s. XVI junto con su receta de preparación sólo hizo falta un siglo para que los envíos de este manjar de dioses a España se estableciesen como una ruta frecuente desde el Puerto de Veracruz. A lo largo de los años el chocolate se erigió como la bebida bandera, frente a la tradición del té en Inglaterra en España proliferaba el consumo de chocolate y las chocolaterías. Después de la guerra civil la situación económica y la autarquía instalada hicieron que el café y la achicoria le ganasen el pulso en el consumo popular.

Lo que para los Aztecas era hasta moneda de cambio revolucionó los hábitos en Europa; aunque con un ligero matiz que fue clave en el éxito; si bien para los indígenas mejicanos el chocolate era un brebaje amargo preparado con guindilla y consumido por las élites, tras la incorporación de la caña de azúcar por parte de los españoles esta bebida se convirtió en dulce y se democratizó su consumo.

bombones lateral
Nuestros Bombones, Pecados de Licor Café, Albariño o Mora.

Mientras los piratas con patente de corso ingleses quemaban los granos de cacao que apresaban en sus escarceos marítimos sobre barcos españoles, en España prosperaban el número de artesanos que trabajaban el chocolate para abastecer las chocolaterías que desde el s. XVII empezaban a abrir sus puertas.

En el s. XVIII los hidalgos Galegos abandonan el campo para instalarse en nuevos Pazos construidos en las ciudades y pasan a vivir de las rentas que les generaban sus posesiones en el campo, en ese momento adquieren nuevos hábitos relacionados con el lujo y la apariencia, es aquí donde el chocolate cobra protagonismo al convertirse en la bebida de las élites nobles de Galicia.

Es también en este siglo cuando del artesanato chocolatero se pasa a construir en Europa las primeras instalaciones fabriles dedicadas a transformar esta materia prima. En Galicia la industrialización es tardía pero en cada villa o ciudad cobran importancia maestros chocolateros locales que en sus pequeños talleres elaboran el manjar con el que mojar el producto típico de cada lugar (bica, sobao, churro…).

Granos Cacao
Granos de cacao con los que se elaboran nuestros chocolates

Mientras unos usaban el metate para moler los granos, los otros incorporaban molinos, pero el crecimiento de la insustria chocolatera era imparable. Fueron los de las ciudades los que tomaron el relevo de los Jesuitas (al prohibirlo por considerarse pecado contra el voto de pobreza) en la elaboración del preparado; así como, la importancia de la llegada del cacao Venezolano al puerto de A Coruña tras romperse el monopolio de los puertos de Cádiz y Sevilla.  Pero hasta el siglo XIX no podemos hablar de fábricas de chocolate en Galicia, seguramente sería en Santiago donde ingenieros de Astorga construyen la primera maquinaria para abastecer los locales de reunión social. Llegando con el 1902 la creación de chocolates Raposo y la aparición de la tableta de chocolate de merienda para comer con pan.

Si en Santiago era Raposo, en Carballo era Mariño, en A Coruña la tradición cascarilleira y Chocolate Express, en Ourense Chaparro (1850 la más antigua de Galicia), en Carballiño la Carballinesa, los chocolates de Matías López de Lugo (el primer magnate del chocolate en España y el primero en hacer publicidad de este producto), en Alariz Anthony, en Vigo El Maragato (fundada por un maragato que se refugió en Vigo durante la Guerra Civil, su fábrica estaba en la Calle Lepanto) y Chocolates Viso- La Perfección.

Soy un adicto al chocolate que pasaba las tardes de invierno navegando por las tazas de chocolate de “La Taza de Oro”, el que se alimentaba después de entrenar con pan con chocolate y el que de mayor es incapaz de decir no a un bombón. Con estos antecedentes no podíamos empezar nuestro proyecto con otro producto.

En la búsqueda de recuperar los sabores de la infancia, a través de la tradición chocolatera gallega y del buen saber hacer de los maestros artesanos hemos creado nuestra selección de bombones, chocolates y turrones.

tres turrones 2.jpeg
Texturas de los Turrones de Chocolate que podrás comprar en nuesta Tienda (Almendras, Crujiente y Albariño) 

A parte de ser nutritivo, el chocolate, facilita la circulación sanguínea, protege el corazón, favorece el crecimiento de dientes y huesos, nos aporta energía, contribuye a la renovación celular, mejora la memoria al activar nuestro cerebro, combate el estrés, tiene propiedades foto protectoras frente al Sol, contribuye a la hidratación celular, sus antioxidantes luchan contra las arrugas y favorece a la generación de colágeno.

Compra chocalete hecho en Galicia.

 

Coa colonización española de América chegaron a Europa novos produtos, algúns como o millo causaron unha revolución no campo galego pola súa fácil adaptación ao medio, outros se coaron na gastronomía; pero ningún dos produtos traídos sufriu unha implantación tan rápida e gozou dunha demanda tan grande como o cacao, tanto que rapidamente se estendeu por toda Europa.

Desde que Hernán Cortés enviáseo no s. XVI xunto coa súa receita de preparación só fixo falta un século para que os envíos deste manxar de deuses a España establecésense como unha ruta frecuente desde o Porto de Veracruz. Ao longo dos anos o chocolate erixiuse como a bebida bandeira, fronte á tradición do té en Inglaterra en España proliferaba o consumo de chocolate e as chocolaterías. Despois da guerra civil a situación económica e a autarquía instalada fixeron que o café e a chicoria gañásenlle o pulso no consumo popular.

O que para os Aztecas era ata moeda de cambio revolucionou os hábitos en Europa; aínda que cun lixeiro matiz que foi clave no éxito; aínda que para os indíxenas mexicanos o chocolate era unha beberaxe amarga preparada con guindiña e consumido polas elites, tras a incorporación da cana de azucre por parte dos españois esta bebida converteuse en doce e democratizouse o seu consumo.

Mentres os piratas con patente de corso ingleses queimaban os grans de cacao que apresaban nas súas falcatruadas marítimas sobre barcos españois, en España prosperaban o número de artesáns que traballaban o chocolate para abastecer as chocolaterías que desde o s. XVII empezaban a abrir as súas portas.

No s. XVIII os fidalgos Galegos abandonan o campo para instalarse en novos Pazos construídos nas cidades e pasan a vivir das rendas que lles xeraban as súas posesións no campo, nese momento adquiren novos hábitos relacionados co luxo e a aparencia, é aquí onde o chocolate cobra protagonismo ao converterse na bebida das elites nobres de Galicia.

É tamén neste século cando do artesanado chocolateiro pásanse a construír en Europa as primeiras instalacións fabrís dedicadas a transformar esta materia prima. En Galicia a industrialización é tardía pero en cada vila ou cidade cobran importancia mestres chocolateiros locais que nos seus pequenos talleres elaboran o manxar co que mollar o produto típico de cada lugar ( bica, sobao, churro…).

Mentres uns usaban o metate para moer os grans, os outros incorporaban muíños, pero o crecemento da insustria chocolateira era imparable. Foron os das cidades os que tomaron a substitución dos Xesuítas (ao prohibilo por considerarse pecado contra o voto de pobreza) na elaboración do preparado; así como, a importancia da chegada do cacao Venezolano ao porto da Coruña tras romper o monopolio dos portos de Cádiz e Sevilla.  Pero ata o século XIX non podemos falar de fábricas de chocolate en Galicia, seguramente sería en Santiago onde enxeñeiros de Astorga constrúen a primeira maquinaria para abastecer os locais de reunión social. Chegando co 1902 a creación de chocolates Raposo e a aparición da tableta de chocolate de merenda para comer con pan.

Se en Santiago era Raposo, en Carballo era Mariño, na Coruña a tradición cascarilleira e Chocolate Express, en Ourense Chaparro (1850 a máis antiga de Galicia), en Carballiño a Carballiñesa, os chocolates de Matías López de Lugo (o primeiro magnate do chocolate en España e o primeiro en facer publicidade deste produto), en Alariz Anthony, en Vigo O Maragato (fundada por un maragato que se refuxiou en Vigo durante a Guerra Civil, a súa fábrica estaba na Rúa Lepanto) e Chocolates Viso- La Perfección.

Son un adicto ao chocolate que pasaba as tardes de inverno navegando polas cuncas de chocolate de “A Cunca de Ouro”, o que se alimentaba despois de adestrar con pan con chocolate e o que de maior é incapaz de dicir non a un bombón. Con estes antecedentes non podiamos empezar o noso proxecto con outro produto.

Na procura de recuperar os sabores da infancia, a través da tradición chocolateira galega e do bo saber facer dos mestres artesáns habemos creado a nosa selección de bombóns, chocolates e turróns.

A parte de ser nutritivo, o chocolate, facilita a circulación sanguínea, protexe o corazón, favorece o crecemento de dentes e ósos, achéganos enerxía, contribúe á renovación celular, mellora a memoria ao activar o noso cerebro, combate a tensión, ten propiedades foto protectoras fronte ao Sol, contribúe á hidratación celular, os seus antioxidantes loitan contra engúrralas e favorece á xeración de coláxeno. 

Merca chocolate feito en Galicia.

Turrón Albariño Partido2.jpeg
Turrón de Albariño

 

 

 

 

 

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s