Galicia terra de oliveiras.

Ya sé que últimamente no paro de darle palos a los Reyes Católicos, muchos me comentáis que tan malos no debieron de ser cuando consiguieron unificar su reino. Siendo esto último cierto habría que valorar el coste y el impacto de esta anexión de reinos.

Para nuestro territorio, Galicia, durante su reinado junto con lo acontecido entre los siglos XVII y XVIII supusieron dos quiebras económicas que afectaron en gran medida a la Galicia rural.

Muchos historiadores Españoles aducen que no existe ningún documento escrito durante el Reinado de Isabel y Fernando donde se aluda directamente a la orden de tala de árboles; como tampoco existen en el periodo de mangoneo del Conde-Duque de Olivares.

Dicho esto no hace falta dar órdenes directas de talas cuando uno es el propietario de poner e imponer impuestos a su libre albedrío; así los Católicos empezaron a promover impuestos sobre la producción, la elaboración , la venta y el transporte de un bien que hasta la fecha se había producido libremente (duplica la alcábala del 5% al 10% , diezmos, Tercia Real, portazgos…) En resumen que su política fiscal afectó en gran medida a los lugares de producción minifundista de Olivos; es decir, a Galicia.

Yo no voy a hablar de “doma y castración” como decía el maestro Castelao porque realmente fue una adaptación suya para explicar el proceso de venganza que los Reyes aplicaron al territorio del antiguo Reino de Galicia por su insurrección.

galeo 2 web

Por tanto, al no ser rentable tener olivos, ya que la mayoría de la producción se destinaba al consumo interno, al tener una presión fiscal tan elevada y sufrir el acoso de los cobradores de impuestos que habían implementado para que nadie se librase del pago, los olivares gallegos fueron cayendo en el abandono.

Tengo una pregunta para los eruditos que aluden a la falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que no hubo orden de tala, ¿Cómo es posible que haya documentos que recojan la existencia de olivares en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… y resulta que solo sobreviven las plantaciones de los sitios más escondidos?

La puntilla a los olivos gallegos viene de la mano del Conde-Duque de Olivares que como su propio nombre indica tenía intereses en los Olivares que poseía en los alrededores de Sevilla. Aunque sus políticas generaron gran controversia en diferentes lugares del Reino, una subida más de impuestos por poseer olivos dio por finiquitados los pocos minifundios que quedaban; así, sin querer favorece a sus empresas del Sur y perjudica la zona Norte. Será en este siglo donde el aceite de Portugal comience a abastecer el mercado gallego hasta que en el s. XVIII se obligue a comprar a las almazaras del Sur de España.

Todas estas políticas unidas a la emigración, las pestes, las sequías, los cambios climáticos, las guerras, las crisis coloniales, la irrupción de cultivos como la patata y el maíz que vienen a dar vida a los campos que habían sido dejados por la no rentabilidad de producción olivarera supone un paso más hacia la muerte de la oliva en Galicia.

También podemos decir, porque está documentado, que en muchas zonas de Galicia eran las colonias de moriscos las encargadas de trabajar los campos y tras su expulsión se pierde una importante mano de obra. Por otro lado, para repoblar los nuevos territorios conquistados la corona trasladará a muchas familias de campesinos gallegos (100 familias para repoblar Granada). Esta falta de mano de obra en el campo será otro elemento clave.

Es ilógico decir que en Galicia no pudo existir tradición olivarera ya que hay documentos que demuestran la importancia que para algunas zonas tuvo, también porque diversos estudios e investigadores no paran de encontrar diferentes variedades de olivos autóctonos.

El cultivo de la Oliva fue introducido por los Romanos, mucha gente cree que en Galicia no se dan las condiciones necesarias para que este árbol sea productivo, pero realmente están equivocados porque los lugares de Gallaecia donde plantaron estos cultivos poseían un microclima muy similar al Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo o Tras os Montes en Portugal).

Los olivos para crecer y desarrollarse necesitan unas 2000 horas de luz solar al año (Galicia supera esta cantidad), también precisan de unas 500 horas de temperatura por debajo de los 10º (también la superamos). El Norte de Portugal tiene una climatología muy similar a la nuestra y desde siempre se ha cultivado la oliva, la variedad Cobrançosa concretamente, se adapta muy bien al frío y a la humedad, es más, gracias a esto consiguen unos aceites increíbles tanto en calidad como en sabores. Actualmente este tipo de olivares suponen el 10% de la superficie olivarera de Portugal.

logo gallaecia premium
GALLAECIA PREMIUM

Estoy convencido que el s. XXI será el de recuperación de la tradición olivarera en nuestra tierra, creo que apostar por este producto será un acierto tan grande como el que en su día tuvieron los que decidieron plantar castas de uva (albariño, godello, treixadura…) o castañas. Sin duda un buen plan de pensiones.

En nuestro proyecto gastronómico tenemos la suerte de contar con empresas como Olivar de Moura, S.L. que ha emprendido una cruzada para recuperar la tradición olivarera de Galicia. Apostando por plantar, cuidad y supervisar nuevas plantaciones; produciendo Aceites de Oliva Virgen Extra de Alta Calidad como Galeo Raiña (Arbequina 100% recolectada en Galicia) que puedes adquirir en nuestra tienda o el resto de su gama PREMIUM que distribuimos a Tiendas y HORECA a través de nuestra empresa GALLAECIA PREMIUM.

 

Xa sei que ultimamente non paro de darlle paus aos Reis Católicos, moitos me comentades que tan malos non deberon de ser cando conseguiron unificar o seu reino. Sendo isto último certo habería que valorar o custo e o impacto desta anexión de reinos.

Para o noso territorio, Galicia, durante o seu reinado xunto co acontecido entre os séculos XVII e XVIII supuxeron dúas quebras económicas que afectaron en gran medida á Galicia rural.

Moitos historiadores Españois aducen que non existe ningún documento escrito durante o Reinado de Isabel e Fernando onde se aluda directamente á orde de talla de árbores; como tampouco existen no período de mangoneo do Conde-Duque de Olivares. 

Devandito isto non fai falta dar ordes directas de tallas cando un é o propietario de poñer e impoñer impostos ao seu libre albedrío; así os Católicos empezaron a promover impostos sobre a produción, a elaboración , a venda e o transporte dun ben que ata a data produciuse libremente (duplica a alcábala do 5% ao 10% , diezmos, Terza Real, portazgos…) En resumo que a súa política fiscal afectou en gran medida aos lugares de produción minifundista de Oliveiras; é dicir, a Galicia.

Eu non vou falar de ” doma e castración” como dicía o mestre Castelao porque realmente foi unha adaptación súa para explicar o proceso de vinganza que os Reyes aplicaron ao territorio do antigo Reino de Galicia pola súa insurrección.

Por tanto, ao non ser rendible ter oliveiras, xa que a maioría da produción destinábase ao consumo interno, ao ter unha presión fiscal tan elevada e sufrir o acoso dos recadadores de impostos que implementaran para que ninguén se librase do pago, os oliveirais galegos foron caendo no abandono.

Teño unha pregunta para os eruditos que aluden á falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que non houbo orde de talla, Como é posible que haxa documentos que recollan a existencia de oliveirais en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… e resulta que só sobreviven as plantacións dos sitios máis escondidos? 

A puntilla ás oliveiras galegas vén da man do Conde-Duque de Olivares que como o seu propio nome indica tiña intereses nos Oliveirais que posuía nos arredores de Sevilla. Aínda que as súas políticas xeraron gran controversia en diferentes lugares do Reino, unha subida máis de impostos por posuír oliveiras deu por finiquitados os poucos minifundios que quedaban; así, sen querer favorece ás súas empresas do Sur e prexudica a zona Norte. Será neste século onde o aceite de Portugal comece a abastecer o mercado galego ata que no s. XVIII obríguese a comprar ás almazaras do Sur de España.

Todas estas políticas unidas á emigración, as pestes, as secas, os cambios climáticos, as guerras, as crises coloniais, a irrupción de cultivos como a pataca e o millo que veñen dar vida aos campos que foran deixados pola non rendibilidade de produción olivarera supón un paso máis cara á morte da oliva en Galicia. 

Tamén podemos dicir, porque está documentado, que en moitas zonas de Galicia eran as colonias de mouriscos as encargadas de traballar os campos e tras a súa expulsión pérdese unha importante man de obra. Doutra banda, para repoboar os novos territorios conquistados a coroa trasladará a moitas familias de campesiños galegos (100 familias para repoboar Granada). Esta falta de man de obra no campo será outro elemento clave.

É ilóxico dicir que en Galicia non puido existir tradición olivareira xa que hai documentos que demostran a importancia que para algunhas zonas tivo, tamén porque diversos estudos e investigadores non pairan de atopar diferentes variedades de oliveiras autóctonas. 

O cultivo da Oliva foi introducido polos Romanos, moita xente cre que en Galicia non se dan as condicións necesarias para que esta árbore sexa produtivo, pero realmente están equivocados porque os lugares de Gallaecia onde plantaron estes cultivos posuían un microclima moi similar ao Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo ou Tras Móntesvos en Portugal).

As oliveiras para crecer e desenvolverse necesitan unhas 2000 horas de luz solar ao ano (Galicia supera esta cantidade), tamén precisan dunhas 500 horas de temperatura por baixo dos 10º (tamén a superamos). O Norte de Portugal ten unha climatoloxía moi similar á nosa e desde sempre se cultivou a oliva, a variedade Cobrançosa concretamente, adáptase moi ben ao frío e á humidade, é máis, grazas a isto conseguen uns aceites incribles tanto en calidade como en sabores. Actualmente este tipo de oliveirais supoñen o 10% da superficie olivarera de Portugal.

Estou convencido que o s. XXI será o de recuperación da tradición olivaireira na nosa terra, creo que apostar por este produto será un acerto tan grande como o que no seu día tiveron os que decidiron plantar castes de uva (albariño, godello, treixadura…) ou castañas. Sen dúbida un bo plan de pensións.

No noso proxecto gastronómico temos a sorte de contar con empresas como Oliveiral de Moura, S. L. que emprendeu unha cruzada para recuperar esta tradición de Galicia. Apostando por plantar, coidade e supervisar novas plantacións; producindo Aceites de Oliva Virxe Extra de Alta Calidade como Galeo Raiña ( Arbequina 100% colleitada en Galicia) que podes adquirir na nosa tenda ou o resto da súa gama PREMIUM que distribuímos a Tendas e HORECA a través da nosa empresa GALLAECIA PREMIUM.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s