Reconquistar os montes.

Hoy en Vigo se celebra “A Reconquista” una fiesta popular que viene a conmemorar la expulsión de los invasores franceses de la ciudad. Aquel 28 de Marzo de 1809 las gentes de la Leal y Valerosa Ciudad de Vigo se levantaron frente a la ocupación francesa, Cachamuíña y Carolo son solo dos nombres que representan a esas personas que liberaron la plaza.

Curiosamente un par de siglos más tarde, estoy seguro, de que los Vigueses saldrían a la calle con el mismo ímpetu para defender lo contrario que antaño, ahora los vigueses no quieren que los Franceses de Citröen se marchasen de Vigo. Paradojas de la vida y de la historia.

Quiero aprovechar este momento para reivindicar la Reconquista de nuestros montes, el pueblo gallego se tiene que levantar para eliminar al invasor eucalipto, al enemigo número 1 de nuestros recursos hídricos, al mayor amigo del fuego y al motivo por el cual la especulación forestal resulta altamente nociva para nuestro país.

Parece que los políticos no aprenden, que los hechos del 2006 y los de hace año y medio no han servido para tomar medidas efectivas ni implementar políticas eficaces contra esta lacra que nos conduce a la desertización. Tampoco las Comunidades de Montes parecen ser conscientes del camino hacia la autodestrucción, de ese viaje hacia el vacío en el cual erróneamente se embarcan pensando que plantar eucaliptos es rentable.

Souto de Couso
Souto de Couso

Pues sepan ustedes queridos comuneros que según diferentes estudios un eucalipto consume unos 20 litros al día, mermando hasta en un 60% los recursos hídricos de las tierras de cultivo cuando estos se instalan en sus inmediaciones. Si hablamos de rentabilidad económica podemos hablar de que cada metro cuadrado de eucaliptos tiene una rentabilidad de 1,19 € cada 20 años. Y no hablemos de los costes que se le podrían imputar si contabilizamos todo lo que se gasta en apagar incendios.

El eucalipto como todas las especies invasoras se adapta muy bien al medio y en Galicia parece ser que no solo han encontrado las condiciones climatológicas e hidrícas necesarias para su propagación; sino que cuentan con la complicidad de políticos, especuladores y empresas papeleras contaminadoras que fomentan la actividad aún a pesar del alto coste para las arcas públicas y el severo impacto ambiental.

Lo de ayer de Rianxo fue una puta broma más, una acción de terrorismo ambiental. Para que haya fuego alguien o algo prende la llama pero para que arda y se propague tiene que haber alguien que deje esparcido el combustible; estos últimos son los verdaderos culpables de esta infamia, de tener que ver todas esas imágenes que nos acuchillen el alma.

Los incendios son un problema viejo, por ello, requieren de acciones concretas y contundentes ya; de políticas de concienciación, de aumento de la vigilancia y sobre todo de endurecimiento de las penas para los malditos incendiarios. Pero también necesita de nuevas iniciativas forestales, de buscar la viabilidad de nuestros montes a través de otros cultivos.

Afortunadamente hay Comunidades de Montes, personas, que intentan cambiar el ciclo, que luchan por recuperar la riqueza natural de nuestros montes; por buscarle rentabilidad para dar empleo y generar beneficios que se puedan reinvertir en la mejora continua de su Comunidad.

Cuando nos embarcamos en este proyecto, desde un principio, decidimos comprometernos con diferentes causas, sobre todo aquellas que suponen una defensa del patrimonio y de la riqueza de nuestra tierra. La que os voy a comentar es una de ellas.

Gracias a la intervención del profesor Nico, una de esas personas que aman de verdad la naturaleza, conocimos a Antón, Presidente de la Comunidade de Montes Veciñais en Mancomún de Couso (Gondomar). Esta gente con mucho esfuerzo y no menos inconvenientes, a veces incluso internos, ha puesto en marcha un proyecto de regeneración de su Monte Común. Están convencidos de que la eliminación del eucalipto es necesaria y prioritaria para conseguir sus objetivos: generar empleo, prevenir incendios y desarrollar actividades rentables y sostenibles.

No hay más que dar un paseo por los caminos forestales, cortafuegos y sendas del Monte de Couso para ver como los eucaliptos han sido sustituidos por especies autóctonas, como nuevos cultivos se abren paso para aprovechar mejor los recursos, como hay una puesta en valor del patrimonio arqueológico y como preparan nuevos espacios para futuros cultivos.

Cultivo De Franbuesas
Cultivo de Framboesas en Couso

El monte de Couso no solo puede presumir de tener el mayor “souto” del Val Miñor, sino que pude presumir de que el espacio que ocupaban los eucaliptos hoy lo ocupan: “carballos”, pinos, una plantación de frambuesas y otra de shiitake. Además; están preparando nuevas zonas para el cultivo de castaños y olivos, una inversión de futuro.

El trabajo de limpiar el Monte avanza a paso firme, el desarrollo de nuevos cultivos también, todo esto supone generar empleo para los vecinos de la parroquia.

El fruto de este esfuerzo se puede resumir en el primero de los productos que esta Comunidad ha puesto en el mercado: una mermelada hecha con las franbuesas de sus cultivos, elaborada con productos procedentes de cultivos ecológicos y certificada con el sello del Consello Regulador de Agricultura Ecológica. Su nombre es ACOLÁ y su apellido Froitos do Monte, 70% fruto y 30% azúcar de caña. Un lujo para el paladar que tenemos el honor de hacer llegar a vuestros hogares y tiendas.

Marmelada Acolá
Marmelada de Framboesa Acolá Ecolóxica

El compromiso con la tierra se puede demostrar de muchas formas, de palabra es muy fácil, de acción es un poco más complicado. Necesitamos comenzar ya la Reconquista de nuestros montes, necesitamos muchos Cachamuíñas que se enfrenten al invasor eucalipto, necesitamos recuperar lo nuestro.

 

Hoxe en Vigo celébrase “A Reconquista” unha festa popular que vén conmemorar a expulsión dos invasores franceses da cidade. Aquel 28 de Marzo de 1809 as xentes da Leal e Valerosa Cidade de Vigo levantáronse fronte á ocupación francesa, Cachamuíña e Carolo son só dous nomes que representan a esas persoas que liberaron a praza.

Curiosamente un par de séculos máis tarde, estou seguro, de que os Vigueses sairían á rúa co mesmo ímpeto para defender o contrario que outrora, agora os vigueses non queren que os Franceses de Citröen marchásense de Vigo. Paradoxos da vida e da historia.

Quero aproveitar este momento para reivindicar a Reconquista dos nosos montes, o pobo galego tense que levantar para eliminar ao invasor eucalipto, ao inimigo número 1 dos nosos recursos hídricos, ao maior amigo do lume e ao motivo polo cal a especulación forestal resulta altamente nociva para o noso país.

Parece que os políticos non aprenden, que os feitos do 2006 e os de hai ano e medio non serviron para tomar medidas efectivas nin implementar políticas eficaces contra esta secuela que nos conduce á desertización. Tampouco as Comunidades de Montes parecen ser conscientes do camiño cara á autodestrución, desa viaxe cara ao baleiro no cal erroneamente se embarcan pensando que plantar eucaliptos é rendible.

Pois saiban vostedes queridos comuneiros que segundo diferentes estudos un eucalipto consome uns 20 litros ao día, minguando ata nun 60% os recursos hídricos das terras de cultivo cando estes instálanse nas súas inmediacións. Se falamos de rendibilidade económica podemos falar de que cada metro cadrado de eucaliptos ten unha rendibilidade de 1,19 € cada 20 anos. E non falemos dos custos que se lle poderían imputar se contabilizamos todo o que se gasta en apagar incendios.

O eucalipto como todas as especies invasoras adáptase moi ben ao medio e en Galicia parece ser que non só atoparon as condicións climatolóxicas e hidrícas necesarias para a súa propagación; senón que contan coa complicidade de políticos, especuladores e empresas papeleiras contaminadoras que fomentan a actividade aínda a pesar do alto custo para as arcas públicas e o severo impacto ambiental.

O de onte de Rianxo foi unha puta broma máis, unha acción de terrorismo ambiental. Para que haxa lume alguén ou algo prende chámaa pero para que arda e propáguese ten que haber alguén que deixe esparexido o combustible; estes últimos son os verdadeiros culpables desta infamia, de ter que ver todas esas imaxes que nos acoitelen a alma.

Os incendios son un problema vello, por iso, requiren de accións concretas e contundentes xa; de políticas de concienciación, de aumento da vixilancia e sobre todo de endurecemento das penas para os malditos incendiarios. Pero tamén necesita de novas iniciativas forestais, de buscar a viabilidade dos nosos montes a través doutros cultivos.

Afortunadamente hai Comunidades de Montes, persoas, que tentan cambiar o ciclo, que loitan por recuperar a riqueza natural dos nosos montes; por buscarlle rendibilidade para dar emprego e xerar beneficios que se poidan reinvestir na mellora continua da súa Comunidade.

Cando nos embarcamos neste proxecto, desde un principio, decidimos comprometernos con diferentes causas, sobre todo aquelas que supoñen unha defensa do patrimonio e da riqueza da nosa terra. A que vos vou a comentar é unha delas.

Grazas á intervención do profesor Nico, unha desas persoas que aman de verdade a natureza, coñecemos a Antón, Presidente da Comunidade de Montes Veciñais en Mancomún de Couso (Gondomar). Esta xente con moito esforzo e non menos inconvenientes, ás veces mesmo internos, puxo en marcha un proxecto de rexeneración do seu Monte Común. Están convencidos de que a eliminación do eucalipto é necesaria e prioritaria para conseguir os seus obxectivos: xerar emprego, previr incendios e desenvolver actividades rendibles e sustentables.

Non hai máis que dar un paseo polos camiños forestais, devasas e sendas do Monte de Couso para ver como os eucaliptos foron substituídos por especies autóctonas, como novos cultivos ábrense paso para aproveitar mellor os recursos, como hai unha posta en valor do patrimonio arqueolóxico e como preparan novos espazos para futuros cultivos.

O monte de Couso non só pode presumir de ter o maior ” souto” do Val Miñor, senón que puiden presumir de que o espazo que ocupaban os eucaliptos hoxe ocúpano: ” carballos”, piñeiros, unha plantación de framboesas e outra de shiitake. Ademais; están a preparar novas zonas para o cultivo de castiñeiros e oliveiras, un investimento de futuro.

O traballo de limpar o Monte avanza a paso firme, o desenvolvemento de novos cultivos tamén, todo isto supón xerar emprego para os veciños da parroquia.

O froito deste esforzo pódese resumir no primeiro dos produtos que esta Comunidade puxo no mercado: unha marmelada feita coas franboesas dos seus cultivos, elaborada con produtos procedentes de cultivos ecolóxicos e certificada co selo do Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica. O seu nome é ACOLÁ e o seu apelido Froitos do Monte, 70% froito e 30% azucre de cana. Un luxo para o padal que temos a honra de facer chegar aos vosos fogares e tendas.

O Compromiso coa terra pódese demostrar de moitas formas, de palabra é moi fácil, de acción é un pouco máis complicado. Necesitamos comezar xa a Reconquista dos nosos montes, necesitamos moitos Cachamuíñas que se enfronten ao invasor eucalipto, necesitamos recuperar o noso.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s