Escolanía de Merlos

En la salita contigua a la cocina, Don Fausto y Don Faustino, conversaban animosamente, el vino mermaba en sus vasos vertiginosamente y el tiempo parecía no tener fin. Eran conocidas sus tertulias por toda la comarca; unas veces los encuentros se realizaban en la casa-escuela, otras en la taberna de Alfredo, en la parada del tranvía, donde los jóvenes más inquietos de Tameiga tenían la ocasión de unirse al maestro y a su compinche. Comenzaban siempre hablando de política, después el debate tornaba en aspectos culturales y literarios para terminar con una de las aficiones que ambos compartían, las mujeres. Y es que tanto el profesor como el cura tenían cierta predilección por las descendientes de la costilla de Adán, bueno cada uno a su manera, Don Fausto era más de ensalzar a través de sus escritos las virtudes y capacidades de éstas, Don Faustino más de investigar en otras profundidades más placenteras que serían el origen de sus problemas con el obispado.

Era tiempo de silencio en el país y el maestro tenía que tener cuidado de no manifestar ideologías contrarias al régimen, no fuera a ser que le volviesen a privar de su mísero salario. El hambre y las penurias que pasó en aquel destierro profesional aún le removían las entrañas. No fue el tener que vivir de la limosna de los buenos vecinos de aquel pueblo de O Ribeiro, tampoco el residir y dar clase a los hijos de los campesinos en una cuadra, lo peor había sido tener que desprenderse de sus vástagos varones para que éstos no muriesen de inanición. Tal vez esas lágrimas que se le escapaban de vez en cuando eran el fruto de la pena de no haber podido volver a juntar a todos sus hijos en torno a una mesa, compartir ese espacio-tiempo que toda familia necesita alguna vez.

Los escritores no eran muy afines a Don Paco. Si don Fausto estuvo a punto de ser paseado en numerosas ocasiones, Don Faustino terminó escapando a Argentina tras ser excomulgado y señalado por las autoridades competentes, así pudo salvar su vida; pero aunque lo logró en primera instancia terminó falleciendo en extrañas circunstancias. Así que, en la privacidad de aquellas paredes, curiosamente construidas gracias al esfuerzo de los hijos de Mos emigrados a la Argentina, solían soltarse las lenguas de ambos amigos.

Carmiña jugaba en el patio trasero a ser domadora de perros, su destreza y capacidad para doblegar la voluntad del animal hacían las delicias de los amigos que, de cuando en vez, se asomaban a la ventana para ver el circo canino. Su número estrella consistía en hacer saltar al peludo atravesando un aro metálico. La verdad es que era un espectáculo verlo suspendido en el aire proyectando su zancada a través de aquel círculo de hierro. Sus primas de Vigo, tan finas como incrédulas, ponían en duda los artísticos logros, por lo que la joven tuvo que pedirle a su padre que inmortalizase tan glorioso momento con su kodac. Después de 12 instantáneas entendieron que sería suficiente, que alguna habría salido bien. A pesar de la dificultad para coordinar el disparo con el salto, en uno de esos fotogramas, consiguieron inmortalizar la bella conjunción entre el esfuerzo del cánido y la cara de felicidad de aquella adolescente inquieta.

A un mes para la boda, Margarita y su madre, ultimaban los preparativos mientras daban fuego al pote del caldo. El convite se celebraría allí mismo, por capacidad y por coste no habían encontrado otro lugar mejor. Además, su proximidad a la iglesia era un atractivo definitivo en una época donde si algo no estaba bendecido por Dios no era nada. Paco, casi 30 años mayor que la delicada muchacha, había vivido la vida intensamente; sabía que sería una de sus últimas oportunidades para formar una familia y no dudó en pedírselo a aquella menuda y bella chiquilla. Ella deseosa de libertad y de experiencias decidió vivir el momento sin calcular el duro futuro que le esperaría.

Faustino sacó de su cartera un fino libro de poesía que acababa de recoger en una imprenta de O Porriño. Su color marrón, casi café con leche, le confería un aspecto a cuadernillo de colegio de jesuitas. En su portada unos mirlos negros dibujados. Escolanía de Merlos rezaba el título. En la parte inferior el nombre del autor: Faustino Rey Romero. 

El Maestro recibió de las manos del Cura el ejemplar y comenzó a leer, a medida que leía cada nueva estrofa sus gafas le resbalaban por la nariz camino del suicidio inconsciente. De repente se las quitó bruscamente, se levantó alterado, haciendo aspavientos y susurrando en voz baja “estás loco, estás loco” “esta sátira te va a salir cara”. El padre sonriendo se incorporó y le arrancó de su mano derecha el libro, se volvió a sentar, apoyándose en la mesa camilla con el brasero a medio arder quitó de su bolsillo una pluma y comenzó a escribir en la primera página: “Pro meu amigo el ilustre escritor D. Fausto de las Cuevas”.

No cuarto contiguo á cociña, Don Fausto e Don Faustino, conversaban contentiños, o viño minguaba nos seus vasos evaporándose e o tempo parecía non ter fin. Eran coñecidas os seus faladoiros por toda a comarca; unhas veces os encontros realizábanse en casa-escola, outras na taberna de Alfredo, na parada do tranvía, onde os mozos máis inquedos de Tameiga tiñan a ocasión de unirse ao mestre e ao seu colega. Comezaban sempre falando de política, despois o debate tornaba en aspectos culturais e literarios para terminar cunha das afeccións que ambos compartían, as mulleres. E é que tanto o profesor como o cura tiñan certa predilección polas descendentes da costela de Adán,  cada un á súa maneira, Don Fausto era máis de enxalzar a través dos seus escritos as virtudes e capacidades destas, Don Faustino máis de investigar noutras profundidades máis pracenteiras que serían a orixe dos seus problemas co bispado.

Era tempo de silencio no país e o mestre tiña que ter coidado de non manifestar ideoloxías contrarias ao réxime, non fóra a ser que lle volvesen a privar do seu mísero salario. A fame e as penurias que pasou naquel desterro profesional aínda lle removían o miolo. Non foi o ter que vivir da esmola dos bos veciños daquel pobo do Ribeiro, tampouco o residir e dar clase aos fillos dos campesiños nunha cuadra, o peor fora ter que desprenderse das seus  fillos varóns para que estes non morresen de fame. Talvez esas bágoas que se lle escapaban de cando en vez eran o froito da pena de non poder volver xuntar a todos os seus fillos ao redor dunha mesa, compartir ese espazo-tempo que toda familia necesita algunha vez.

Os escritores non eran moi afíns a Don Paco. Se don Fausto estivo a piques de ser paseado en numerosas ocasións, Don Faustino terminou escapando a Arxentina tras ser excomulgado e sinalado polas autoridades competentes, así puido salvar a súa vida; pero aínda que o logrou en primeira instancia terminou falecendo en estrañas circunstancias. Así que, na privacidade daquelas paredes, curiosamente construídas grazas ao esforzo dos fillos de Mos emigrados á Arxentina, adoitaban soltarse as linguas de ambos os amigos.

Carmiña xogaba no patio traseiro a ser domadora de cans, a súa destreza e capacidade para dobregar a vontade do animal facían as delicias dos amigos que, de cando en vez, asomábanse á xanela para ver o circo canino. O seu número estrela consistía en facer saltar ao peludo atravesando un aro metálico. A verdade é que era un espectáculo velo suspendido no aire proxectando o seu zancada a través daquel círculo de ferro. As súas curmás de Vigo, tan finas como incrédulas, poñían en dúbida os artísticos logros, polo que a moza tivo que pedirlle ao seu pai que inmortalizase tan glorioso momento coa súa kodac. Despois de 12 instantáneas entenderon que sería suficiente, que algunha sairía ben. A pesar da dificultade para coordinar o disparo co salto, nun deses fotogramas, conseguiron inmortalizar a bela conxunción entre o esforzo do cánido e a cara de felicidade daquela adolescente inqueda.

A un mes para a voda, Margarita e a súa nai, ultimaban os preparativos mentres daban lume ao pote do caldo. O convite celebraríase alí mesmo, por capacidade e por custo non atoparan outro lugar mellor. Ademais, a súa proximidade á igrexa era un atractivo definitivo nunha época onde se algo non estaba bendicido por Deus non era nada. Paco, case 30 anos maior que a delicada rapariga, vivira a vida intensamente; sabía que sería unha das súas últimas oportunidades para formar unha familia e non dubidou en pedirllo a aquela miúda e fermosa rapariga. Ela desexosa de liberdade e de experiencias decidiu vivir o momento sen calcular o duro futuro que agardáballe.

Faustino sacou da súa carteira un fino libro de poesía que acababa de recoller nunha imprenta do Porriño. A súa cor marrón, case café con leite, conferíalle un aspecto a caderno pequeno de colexio de xesuítas. Na súa portada uns merlos negros debuxados. Escolanía de Merlos rezaba o título. Na parte inferior o nome do autor: Faustino Rey Romero. 

O Mestre recibiu das mans do Cura o exemplar e comezou a ler, a medida que lía cada nova estrofa as súas lentes escorregábanlle polo nariz camiño do suicidio inconsciente. De súpeto quitounas bruscamente, levantouse alterado, facendo espaventos e rumoreando en voz baixa “estás tolo, estás tolo” “esta sátira vai saír cara”. O pai sorrindo incorporouse e arrincoulle da súa man dereita o libro, volveu sentar, apoiándose na mesa co braseiro a medio arder quitou do seu peto unha pluma e comezou a escribir na primeira páxina: “Pro  meu amigo e ilustre escritor D. Fausto de las Cuevas”.

Autor: meidingaliciacom

Cosas hechas en Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s